fbnoscript
20 de mayo de 2020

Bérgamo: las patronales imponen el levantamiento de la cuarentena

La mortalidad en la ciudad tuvo un ascenso del 568%.
Por Maco Alonso
UJS

La ciudad italiana de Bérgamo, que se encuentra dentro de la Lombardía (región que concentra más de la mitad de los muertos de Italia) ha sido una de las más afectadas, a nivel mundial, por la pandemia del Covid-19. Como ya ha sido señalado en Prensa Obrera, esto ha sido el resultado del lobby que han llevado adelante los grandes grupos capitalistas agrupados en Confindustria (la UIA italiana, donde también están los Rocca de Techint) que se negaron a establecer la cuarentena a principios de la misma. Así, con las fábricas funcionando sin las mínimas condiciones de higiene y distanciamiento necesarios, han sido las familias obreras de la ciudad quienes tuvieron que pagar con su vida la falta de medidas del gobierno centroizquierdista de Conte.

Habiéndose impuesto por los hechos- con un sistema de salud colapsado y funerarias que no daban abasto- la cuarentena siguió siendo atacada (y en muchos casos incumplida) por todos los medios posibles por Confindustria. Esta central llegó a señalar, en el periódico económico “Il Sole 24 ore” en un artículo titulado  “La economía parada y la duda sobre las muertes en Italia”, que el confinamiento era “demasiado estricto” y que no “había suficientes muertes para justificar ningún cierre”, asegurando que no existía una salto significativo en torno a los fallecimientos con respecto al 2019. El rechazo que generó este artículo en un cuadro donde los muertos se contaban de a miles fue tal que el comité de redacción del periódico se vio obligado a reconocer, por la presión de sus propios trabajadores, lo falso de la afirmación. Hoy, basándonos en cifras oficiales conocemos que la mortalidad en la ciudad tuvo un ascenso del 568%.

A pesar de esto, y con voceros como el derechista Salvini o el centroizquierdista Renzi, el lobby patronal lejos estuvo de detenerse, logrando que, incluso en el peor pico de la pandemia, el 71% de las fábricas siguieran funcionando. Los propios trabajadores funerarios se vieron obligados a trabajar sin elementos de protección, siendo ellos también, uno de los principales afectados por la pandemia.

No conformes con eso, la insistente presión de Confindustria tuvo como resultado el adelantamiento de la fase 3 de la cuarentena- estipulada en un principio para el 1/6- para el 18/5. Las malas noticias no tardaron en llegar: los contagios vuelven a subir y hoy Bérgamo tiene 12.000 contagiados (10% de su población). Si bien muchos medios indican que los hospitales señalan que empieza a bajar el nivel de contagios, es indudable que un levantamiento apresurado de la cuarentena en los términos que se llevan adelante en Italia, es, cuanto menos, riesgoso. Sin que haya terminado de disminuir la curva y habiendo establecido un protocolo de reactivación económica liderado por Vittorio Colao (exCEO de la telefónica Vodafone y hombre del establishment), el gobierno de Antonio Conte revela en los términos de quienes lleva adelante estas medidas.

La utilización de los inmigrantes como relevo

Otra de las medidas impulsadas por el gobierno, en este caso presentada como progresista, es la legalización y el otorgamiento de documentación a miles trabajadores inmigrantes que hoy se encuentran en la ilegalidad. Lejos de estar impulsadas en un sentido humanitario, estas medidas han sido denunciadas por organismos de DD.HH. Señalan que se quiere destinar a los trabajadores migrantes a las tareas estacionales de recolección en los distintos campos del país, limitando su documentación a los seis meses en los que desempeñarán su trabajo, sin regular las condiciones a las que las patronales los someten en sus jornadas de trabajo. En su campaña “Nuestras vidas no duran seis meses”, los organismos de DD.HH. actuantes señalan que esta medida busca poner a los inmigrantes como sustitutos de la mano de obra faltante a partir de la pandemia, intentando así bajar los salarios y actuar como otro elemento de descarga de la crisis sobre la espalda de los trabajadores.

Bérgamo y Argentina

La situación de Bérgamo es de especial interés para los trabajadores argentinos, quienes asisten actualmente a una ofensiva patronal similar. En el marco de un brote del Covid en el conjunto de los barrios de la Ciudad de Buenos Aires o en Chaco, las patronales ejercen presión para levantar la cuarentena y retomar tareas, lo que en este cuadro sería un verdadero desastre.  La asistencia que el gobierno de Alberto Fernández les facilita a los Techint y Clarín a partir de exensiones impositivas y millonarios subsidios, contrasta con la situación de un sistema de salud desabastecido y con los picos más altos de trabajadores del sistema contagiados, a nivel mundial. La masacre a la que las patronales italianas sometieron a sus trabajadores tiene en el programa de la UIA su expresión local, logrando avanzar progresivamente a partir de acuerdos con la CGT y el gobierno nacional.  La defensa de la cuarentena debe ser tomada por el conjunto de los trabajadores, como así también, el rechazo a cualquier rebaja salarial o despido. Hay que seguir el ejemplo de los trabajadores del neumático que, a partir de la movilización liderada por el Sutna, han logrado frenar la ofensiva patronal.

 

En esta nota:

Compartir