fbnoscript
14 de abril de 2005 | #895

El "Congreso Prodi"

¿Bertinotti quiere romper Refundación Comunista?
El VI Congreso del Partido de la Refundación Comunista de Italia culminó en un clima de enorme tensión. El final no se compadecía con la mayoría relativamente cómoda (62%) que obtuvo su secretario general, Fausto Bertinotti, para su reelección en el cargo y para la aprobación de su planteo de formar gobierno con la burguesía italiana, que se ha pasado en masa al apoyo de la coalición "Unione", que encabeza Romano Prodi, ex secretario de la Comisión Europea.
 
En el discurso de cierre, Bertinotti casi terminó sin voz. “Lo conozco desde hace treinta años y nunca lo vi tan enfurecido”, confesaba Rittana Armeni, ex portavoz del PRC. La prensa calificó su discurso como “bajo”; lo mismo opinó su esposa, para la cual, aunque Bertinotti “no ha volado alto, ha hecho muy bien. Era lo que correspondía”.
 
La función del brutal discurso de cierre de Bertinotti era, como señaló un diario italiano, “domar al partido” (Corriere della Sera, 7/3). Bertinotti no dudó en reivindicar a los servicios de inteligencia y en hacer “un mea culpa por la desconfianza anarquista hacia los aparatos del Estado” (ídem). Uno de los agentes de estos servicios, Nicola Calipari, asesinado durante la liberación en Irak de la periodista Giuliana Sgrena, fue calificado por Bertinotti como “una figura heroica”. Tampoco dudó en afirmar que serán “las negociaciones con Sharon las que harán nacer el Estado palestino” (ídem).
 
Bertinotti puso al PRC, sugieren algunos, al borde de la ruptura: “Con él o contra él. Con Prodi o contra Prodi. Porque el 'giro gubernamental' hacia el Palazzo Chigi (sede del gobierno), al cual el secretario general no ha renunciado a entrar, bien vale una oposición (interna)” (Corriere della Sera, 6/3). Si Bertinotti fue tan brutal es porque, aunque numéricamente fuerte, su mayoría no es del todo segura. “El líder sabe que su mayoría no es amplísima. Que en Cerdeña, Molise y Calabria se encuentra en minoría. Que en Emilia Romana está en condiciones de paridad. Si fuera sólo esto. Bertinotti sabe además que su propia mayoría no es granítica” (Corriere della Sera, 7/3).
 
Por eso, la “doma” del PRC incluyó una reforma de los estatutos que veta el ingreso de miembros de la oposición a la secretaría del partido y establece la obligación de que los parlamentarios del PRC deberán votar en las cámaras lo que decida la dirección del partido. “Es un pacto de honor, una garantía para Prodi, que no olvida el ’96, cuando una parlamentaria del PRC le negó el voto de confianza” (Corriere della Sera, 6/3).
 
“Bertinotti -dice un miembro del centroizquierda- debe ofrecer garantías de estabilidad” (ídem).
 
Así concluyó en Venecia el “Congreso Prodi” del Partido de la Refundación Comunista.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios