fbnoscript
19 de septiembre de 2007 | #1010

La crisis financiera desembarca en Londres

El viernes 15 se formaron largas colas de clientes para retirar sus ahorros del quinto banco hipotecario inglés, el Northern Rock, luego de conocerse sus dificultades de financiamiento y su pedido de auxilio al Banco de Inglaterra.

El viernes se retiraron 2.000 millones de dólares. El sábado otros 1.000 millones más. Retiros por internet no eran posibles, el sitio estaba colapsado.

Las acciones de Northern Rock, se desplomaron el 30% el viernes y otro 30% el lunes, arrastrando a todo el sector bancario de Londres y las bolsas de Europa.

La banca inglesa se suma a la crisis financiera

En un brusco giro, el Banco de Inglaterra, otorgó créditos “sin límites” al Northern Rock. Sus autoridades habían dicho 48 horas antes que “...el Banco de Inglaterra no tiene la intención de seguir los pasos del Banco Central Europeo en dar billones a las instituciones financieras en problemas (Financial Times, 12/9) Su presidente, King, aseguraba que “ni la economía ni el sistema financiero están en crisis.”

Northern Rock “se hizo famoso por hipotecas con préstamos del 130% del valor de la propiedad que ayudaban a miles de primeros compradores en el mercado inmobiliario... El acuerdo era vulnerable a los incrementos en la tasa de interés y las facilidades de crédito en el mercado monetario internacional” (The Guardian, 14/9).

El 75% de los fondos de los préstamos hipotecarios de Northern Rock han sido otorgados por la banca inglesa. Aunque sean sólo los clientes minoristas quienes estén haciendo cola para retirar los fondos, los banqueros están en grandes problemas.

Una crisis bancaria más amplia

La tasa de interés interbancaria de Londres, Libor, se calcula de acuerdo a una encuesta entre 16 bancos. Barclays (el tercer banco inglés) reveló una suba inusual en la tasa solicitada. “¿Qué demonios está ocurriendo con el Barclays... que provoca a sus pares cargar mayores tasas en el mercado de dinero?”(Bloomberg, 3/9). Días antes, Barclays había rescatado a un fondo ‘asociado’ con inversiones de alto riesgo (hedge fund) por 1.600 millones de dólares. Financió a Cairn Capital (que) de otra forma se vería forzado a vender activos con precios de descuento”.

También socorrió a “Solent Capital en Londres y Avendis Group de Ginebra (...) los 3.200 millones de dólares de deuda emitida por estos fondos fueron reducidos por Standard & Poor, en 17 niveles —de AAA a CCC — ” (ídem). Los fondos del Barclays fueron obtenidos de las “facilidades de emergencia” que le otorgó al Banco de Inglaterra, por 1.600 millones de dólares a tasas con penalización” (The Economist, 6/9).

Ningún banco quiere prestar

The Economist (6/9) describía la situación de los grandes bancos como “alguien (....) que está sentado sobre enormes pérdidas en estructuras incomprensibles que pueden causar un default de sus préstamos. Este temor se refleja en la mayor tasa que los bancos demandan unos a otros en préstamos de tres meses... Los bancos está preocupados con el riesgo de la contraparte... Nadie conoce quién está expuesto, y en cuánto”.

Los grandes bancos tienen en su poder cerca de 500.000 millones de dólares en bonos por compra de empresas que no pueden re-vender en los mercados de capitales. Es lo que le está ocurriendo a Chávez con el último bono de Argentina por 500 millones de dólares. O sea que están ‘clavados’ con montos enormes en sus balances.

La crisis financiera hace pie en Londres

Según su último balance, el Northern Rock tiene depósitos por 64.000 millones de libras. “¿Qué podrá ocurrir con los grandes depositantes, con 100.000 o un millón de libras, o con instituciones financieras cien veces esa suma? (...) ¿Qué podría ocurrir si quieren sus depósitos? Para poder cubrir esos depósitos el Banco de Inglaterra debería otorgar el préstamo más grande jamás otorgado a empresa alguna en ningún lugar del mundo. ¿Cuál sería la reacción ante tamaño préstamo?” (Times, 17/9).

Una respuesta la dan otros bancos hipotecarios, como “Bradford & Bingley (que) caían 30%, y Alliance & Leicester, que bajaba el 23%” (Bloomberg, 17/9).

La crisis de las hipotecas, no es exclusiva de EEUU, ni tampoco de Inglaterra. Irlanda, España están siguiendo el mismo camino. En Londres ha hecho pie firme.

En esta nota:

Compartir

Comentarios