fbnoscript
6 de diciembre de 2007 | #1020

La crisis financiera se expande

Creciente número de empresas de EEUU y bancos de todo el mundo dan a conocer súbitas y gigantescas pérdidas que los ponen al borde de la quiebra. Las empresas líderes de la construcción muestran una aguda caída de la actividad, los permisos para nuevas viviendas ha caído el 52% desde el pico de 2005, originando una recesión en el sector que se expande a toda la economía.

Las empresas respaldadas por el gobierno (Fannie Mae y Freddie Mac) revelaron gigantescas pérdidas en su último balance, como consecuencia de centenares de miles de hipotecas que ingresaron en default.

Los mayores bancos de EEUU y Europa debieron ingresar las pérdidas ruinosas de negocios hasta ahora ocultos en sus balances, que se estiman en 400.000 millones de dólares, pero que podrían llegar al billón de dólares.

La recesión ya comenzó: “El impacto adverso será sentido por el resto de la década y más adelante” (Lawrence Summers, Financial Times, 25/11). Agrega que “los precios de la vivienda en toda la nación pueden caer del 25 por ciento en los próximos años”.

Freddie Mac y Fannie Mae

Creadas por ley federal, reciben créditos preferenciales del Estado a bajas tasas de interés y cuentan con exenciones impositivas locales y nacionales. El objetivo es impulsar las hipotecas y fomentar la construcción de viviendas. Para Fannie Mae las pérdidas pasaron de “321 millones en el primer trimestre, a 518 en el segundo y 1.200 en el tercero” (ídem, 19/11).

Más preocupante aún es que ahora “deben buscar capital” para cumplir con criterios básicos de solvencia (ídem). Estas empresas son las principales generadoras de liquidez en un mercado de “14 billones de dólares” (2/12), un monto similar al producto bruto de EEUU.

¿Dominó?

Una reducción de la de actividad de Fannie Mae y Freddie Mac “dañará a los bancos, que dependen de ellas para comprar o garantizar sus hipotecas” (The Economist, 22/11).

Los grandes bancos que intervienen en préstamos hipotecarios tienen sus propias fuentes de pérdidas los activos garantizados por hipotecas (llamados CDO). Estas inversiones de corto plazo (SIVs) se quedaron sin inversores e ingresaron súbitamente pérdidas en los balances.

“Pérdidas en valor de 45.000 millones de dólares y miles más por venir. Colapso en los precios de acciones que ha destruido aún mayor valor. La sangre de los jefes de tribu de Wall Street y varios subalternos por venir....” (The Economist, 29/11). La caída de las acciones de Citigroup (el mayor banco del mundo, según sus activos) resulta en una pérdida de valor superior a los 100.000 millones de dólares. Merril Lynch, Bear Stearns, Lehman Brothers, etc. han informado repentinas pérdidas al incluir en sus balances que tumbaron violentamente los precios de sus acciones y su valor de mercado.

HSBC, el mayor banco europeo, “reveló planes de ingresar 45.000 millones de dólares en inversiones de deuda compleja en su balance, para finalizar la incertidumbre en el entorno de vehículos de inversión, en el último signo de la presión que los bancos experimentan por el apretón del crédito” (Financial Times, 26/11). Agiganta la crisis al revelar, súbitamente, compromisos desconocidos por sus accionistas.

UBS (Unión de Bancos Suizos) es uno de los más grandes bancos de inversión de Europa. “Según una investigación informada hoy por el vecino de UBS, Credit Suisse Group, el valor de mercado de unos 94.000 millones de dólares, se ha transformado ahora, como cortesía de la turbulencia de los mercados, en un valor neto negativo... de 20.000 millones... la cifra toma el valor de mercado y le sustrae el valor de otros negocios...” (ídem, 30/11).

Las pérdidas reveladas por los bancos han restringido el crédito en todo el mundo. La tasa de interés en créditos hipotecarios y de todo tipo se ha elevado abruptamente.

La compra de Chrysler por parte del fondo privado Cerberus puede fracasar debido a la falta de 4.000 millones para financiarla.

FED y Gobierno: Impotencia y pasividad

Este derrumbe corre parejo a las recientes reducciones de tasas de interés de la FED (banco emisor de EEUU).

Por su parte, el secretario del Tesoro, H. Paulson, está presionando a los prestamistas hipotecarios a ayudar a una amplia franja de deudores, porque “los defaults de los propietarios serán seguramente mayores “en 2008 que en 2007...” (Wall Street Journal, 2/12).

Mientras avanza a velocidad de crucero, las autoridades monetarias y el gobierno de EEUU muestran toda su impotencia e incapacidad para frenar o aminorar los efectos de la mayor crisis financiera desde la depresión del ’29.

Compartir

Comentarios