23/12/1999 | 651

Arafat encarcela luchadores palestinos

Por Editor

Ocho ciudadanos palestinos que firmaron, el 27 de noviembre, una declaración condenando la corrupción de la Autoridad Palestina permanecen en prisión. Cinco de ellos, Ahmed Shaker Dooden, Dr. Yasser Abu Saffiyeh, Dr. Abdul Rahim Qitaneh, Adnan Odeh y Dr. Afif Suleiman, encarcelados en la prisión central de Nabiús, iniciaron una huelga de hambre el 5 de diciembre. Los otros detenidos, Dr. Abdel Sattar Qasem, Ahmad Qatamesh y Dr. Adel Samara, están detenidos en Jericó, a la espera de un juicio ante una Corte del Estado de la Autoridad Palestina. Organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos han condenado estos apresamientos.


Ahmad Qatamesh había sido recientemente liberado de una prisión israelí, tras penar seis años sin juicio ni cargos. Mientras tanto, palestinos y no palestinos, dentro y fuera de Palestina, continúan haciendo firmar una declaración que reclama la inmediata libertad de estos presos. Más de mil firmas se levantaron en la web, mientras casi otras 500 se obtuvieron en Palestina.


Reproducimos esta declaración:


«Los que suscriben condenamos en los términos más firmes los arrestos que la Autoridad Palestina hizo de ciudadanos palestinos firmantes de una declaración expresando su alarma frente a la corrupción de la Autoridad Palestina y al fracaso de los Acuerdos de Oslo para asegurar los mínimos derechos del pueblo palestino. Los arrestados deben ser inmediatamente liberados y todos los procesos contra ellos inmediatamente detenidos. Los arrestos son un total e injustificado ataque a la libertad de expresión, que debe ser garantizada a toda persona. Mientras efectuaba estos arrestos, la Autoridad Palestina se cubría con un manto de nacionalismo y con el lenguaje de la unidad, para ahogar la crítica y el debate legítimos y necesarios. Tales medidas represivas dañan solamente al pueblo palestino y ayuda a sus enemigos. Estos muestran la falta de democracia como una evidencia de que los palestinos son incapaces de autogobernarse y el abuso que hace de los derechos humanos la Autoridad Palestina como una excusa para sus propios abusos.


La declaración afirma debidamente que continúa extendida la corrupción y el abuso de poder, amenazando a la sociedad civil palestina en ahogarse dentro de sí misma. Se advierte correctamente que los acuerdos hasta ahora firmados con Israel han fracasado absolutamente para asegurar los derechos palestinos o para detener el continuo asalto desde afuera.


«Afirmamos, para concluir, que las aspiraciones de la nación palestina no pueden ser alcanzadas en ausencia de una democracia plena y un sistema político abierto y que ningún acuerdo firmado con Israel será legitimado a menos que represente un consenso nacional amplio y genuino. De aquí que nuevas elecciones, libres y justas, son un reclamo urgente».

También te puede interesar:

Nos sumamos a la campaña internacional por la libertad de un luchador por los derechos del pueblo palestino.
Cisjordania y Gaza, por fuera del plan de inmunización contra el Covid-19.
La normalización de relaciones entre Marruecos e Israel.