21/07/2005 | 909

Argentinos y uruguayos contra las papeleras

Las plantas papeleras que dos empresas (una finlandesa, la otra española) pretenden construir en la localidad uruguaya de Fray Bentos se han convertido en el motivo del primer choque diplomático entre los gobiernos de Kirchner y Tabaré Vázquez.


En Fray Bentos y en Entre Ríos (del lado argentino de la costa del río Uruguay) se viene desarrollando una amplia movilización contra la instalación de estas plantas. Las organizaciones ambientalistas de ambos países denuncian que estas plantas contaminarán el agua del río y el aire y dañarán la vegetación; al destruir el medio ambiente, arruinarán el turismo, que es la principal fuente de empleo en la zona.


En Uruguay, las organizaciones defensoras del medio ambiente, los sindicatos de Fray Bentos e importantes personalidades, muchas de ellas miembros o votantes del Frente Amplio, como Eduardo Galeano, reclaman a Vázquez que no autorice la instalación de las plantas. Nada de esto ha hecho variar la posición del gobierno, que declaró que respetará el compromiso del gobierno de Batlle de autorizar la instalación de las plantas.


Bajo la presión de la movilización en Entre Ríos y del propio gobierno provincial, la Cancillería argentina se presentó ante el Banco Mundial reclamando que no apruebe el préstamo ya otorgado para la construcción de las plantas hasta que se realice un estudio sobre el “impacto ambiental” de las papeleras. El Banco Mundial accedió al reclamo argentino, lo que desató las protestas formales de la Cancillería uruguaya. El estudio en cuestión, informa Brecha (15/7), lo realizará la propia empresa finlandesa…


Para Tabaré Vázquez y el gobierno del centroizquierda uruguayo, la instalación de las plantas papeleras es una cuestión de Estado.