17/10/1996 | 515

Brasil: avance de los partidos patronales en las elecciones municipales

El primer turno de las elecciones municipales, el jueves 3 pasado, se caracterizó de conjunto, por una clara victoria de los partidos de la burgue­sía, que se impusieron claramente en las grandes ciudades (San Pablo, Río, Belo Horizonte, Bahía, Recife, Curitiba, Florianápolis) que se impusieron claramente representantes del gran capital. Aunque en San Pablo habrá ‘segunda vuelta’, la votación de Cel­so Pitta, del PPB ‘dobló’ en votos a Luiza Erundina, la ex-intendente del Partido de los Trabajadores (PT). En Río, los 2 más votados fueron el iz­quierdista PFL y el PSDB, del presi­dente Cardoso.


Sobre 26 capitales estaduales, en once se consagraron con más del 50% de los votos, los partidos patronales. En el caso de Porto Alegre, donde el PT retuvo por tercera vez la intendencia, el nuevo intendente responde a la derecha del partido y defiende la política privatiza- dora y la coalición con los gobiernos del Estado (Río Grande do Sul) y de la Na­ción.


El PT perdió dos capitales, Río Branco (a manos del PMDB), y Goiania. En Belo Horizonte, el viceintendente Célio, de la gestión actual del PT, se pre­sentó por ‘afuera’ de éste, en un frente con el PMDB y disputa la ‘segunda vuelta’ con el PMDB.


El Partido Socialista de Brasil  (PSB) , es considerado un partido de alquiler, que se pone a disposición de candidatos que tienen dinero pero no aparato. Pero este partido para todo uso ya está siendo preparado, junto al PDT de una de Brizola, para otra función: la de armar un frente de centroizquierda que desplace al PT.


Los dirigentes del PSB ya han declarado que “la candidatura presidencial de Luis Inacio Lula da Silca no debe repetirse” (Jornal do Brasil, 5/ 10).


Paradójicamente, sin embargo, las elecciones pusieron de relieve que el PT es el único partido instalado a escala nacional, pues los restantes partidos patronales tienen sólo gravitación re­gional, aunque con tendencia a coaligar­se. Aunque el PSDB de Cardoso aumen­tó sus votos, su ‘delfín’ en San Pablo (Serra) no llegó siquiera al segundo tur­no en tanto que perdió cinco intenden­cias de capitales y sólo ganó una.


Estos resultados han eclipsado por el momento las aspiraciones ‘reeleccionislas’ de Cardoso. Tendrá que esperar los resultados de la ‘segunda vuelta’. Aunque según algunos analistas “el empresario Paulo Maluf lanz(ando) su candidatura abortó la estrategia -reeleccionista- del presidente” este corrupto auto-asumido está muy lejos de unir a la burguesía.


Existe una lucha de intereses muy aguda, con relación a la ‘apertura’ y a las ‘privatizaciones’. El ministro de Hacienda propuso desde New York, pro­rrogar por dos años el mandato de Car­doso, lo que fue apoyado por el presiden­te del Tribunal Superior Electoral.


En este cuadro, Cardoso decidió apo­yar al candidato de Maluf, en la segunda vuelta paulista, sin importarle, como se ve, el carácter venal y derechista de éste. Pero por otro lado “la mayoría de los socialdemócratas (PSDB) ven con simpatía la posibilidad de que Erundina obtenga la victoria en la segunda ronda. Con el PT fortaleci­do, sería más fácil convencer a los otros partidos para votar en el Con­greso por la reelección. Es un juego arriesgado, que apenas comenzó” (O Estado de Sao Paulo, 7/10).


Las municipales han ratificado la tendencia que se percibe desde la asun­ción de Cardoso, referente al desplaza­miento del PT del centro de la escena política, que se encuentra monopolizada por el enjambre de partidos patronales, que apoya al gobierno. También han ratificado el desplazamiento del ala izquierda del PT, que perdió en la mayor parte de los distritos donde encabezó la lista petista. Entre la derecha del PT y el gobierno existen solidos vasos comunicantes, que podrían permitir a Cardoso impulsar su reelección, ya sea por la ´derecha´ como por la ´izquierda´. La burguesía brasileña está gozando todavía el periodo previo al derrumbe de ´su´ plan Cavallo.

En esta nota

pt