10/12/2020

Chile: jornada de lucha por la salud y la libertad de lxs presos políticos

Convocada por los trabajadores del sector.

Para este jueves 10 la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipal (Confusam), organismo sindical que nuclea a las y los trabajadores de atención primaria de la salud de todo Chile, convoca a una nueva jornada de lucha en el marco del día internacional de los derechos humanos. La convocatoria fue realizada mediante un comunicado donde se hace un llamado al pueblo chileno no solo a apoyar los reclamos del sector (que desde antes de la llegada de la pandemia al país se encuentra en una profunda crisis producto de los sucesivos recortes presupuestarios que impactan directamente en sus condiciones laborales), sino por todos los derechos humanos violentados por el gobierno, para exigir la libertad de lxs presxs políticos y el retiro del 10% de los fondos de pensión antes de navidad.

El llamado a coordinar y sumarse a la movilización está dirigido no solo a la población en general, como titular del derecho a la salud, sino en particular a la Unión Portuaria. Ello no sorprende ya que se trata de un sector de trabajadorxs organizados que ha dado sobradas muestras de su combatividad paralizando los puertos del país en varias oportunidades, en el devenir de la profunda crisis política en que se encuentra el gobierno de Sebastián Piñera desde el estallido de la rebelión popular en octubre del 2019.

La incorporación de consignas que exceden el marco de los reclamos laborales, como el caso de la libertad de aquellos que continúan presos por participar de la revuelta, es un dato que da cuenta de lo profundo que ha calado el rechazo a las políticas represivas del gobierno. La lucha por la libertad de las y los presos políticos ha movilizado a chilenas y chilenos de todo el país en las últimas semanas particularmente.

En tanto, el nutrido calendario electoral que se inició con el plebiscito para la reforma constitucional del pasado 25 de octubre, orquestado entre la coalición gobernante y la oposición comprometida en sostener a Piñera, cuyo objetivo es encauzar la bronca popular con el régimen político por medio de un cronograma de elecciones sin fin, se va  topando con muchas dificultades. En las elecciones primarias para alcaldes y gobernadores regionales realizadas el pasado 29/11 solo concurrió a emitir su voto el 5% del padrón electoral -en contraste con el 50% que lo hizo para el plebiscito. El abstencionismo que marcó a las elecciones primarias contrasta también con las movilizaciones que han tenido lugar en el último período reclamando, entre otras demandas, la salida de Piñera.

La ínfima participación en las primarias del 29 de noviembre no puede ser interpretada como una simple abstención, sino como un contundente pronunciamiento en contra de las maniobras electoreras de los partidos del régimen, responsables de las políticas que han hundido a las masas trabajadoras en las últimas décadas. Y, sin embargo, empieza la danza de nombres y a tejerse los acuerdos de cara a las presidenciales de noviembre del 2021, siendo el PC el que picó en punta lanzando hace meses la candidatura de Daniel Jadue, actual alcalde de Recoleta.

La convocatoria de la Confusam coincide con el aumento alarmante de los contagios que obligó al gobierno de Chile a decretar el retroceso de fase en varios municipios para evitar lo que ya se considera el inicio de la segunda ola de contagios, es decir, cuando se encienden las alarmas sobre el sistema de salud, que reposa en las tareas del trabajadoras y trabajadores que, pese a estar en la primera línea de combate a la pandemia, deben soportar jornadas extenuantes de trabajo mal pagas. Frente a la combatividad de este sector de trabajadores, el silencio de la CUT y la Mesa de Unidad Social es ensordecedor.

En este cuadro, es una tarea fundamental de toda la clase obrera y el movimiento estudiantil poner en pie este jueves una gran jornada de lucha por el derecho a la salud y para exigir la libertad de las y los presos de la rebelión y todas las demandas pendientes del pueblo trabajador. Por un congreso de delegados de base que defina un plan de lucha y exija a las centrales la convocatoria a un paro general hasta que se vaya Piñera.

En esta nota