10/01/2013 | 1254

Con Biomet de Salónica, ocupada por sus trabajadores

En la tarde del 17 de diciembre debimos suspender la reunión del Comité por la Refundación de la IV Internacional, porque el presidente de la fábrica Biomet (de la lejana Salónica -a 500 kilómetros de Atenas) se reuniría con nosotros. Respondimos un amplio cuestionario discutido por la asamblea de los trabajadores para la ocasión, en función de la experiencia argentina de ocupaciones de fábricas, de sus gestiones y cooperativas, y de la experiencia del Polo Obrero y el Partido Obrero en el proceso. Al fin de la reunión -que duró más de tres horas-, el dirigente saludaría el acto internacionalista realizado en la Facultad de Derecho de Atenas.


La fábrica realizó en octubre una especie de marcha federal desde Salónica a Atenas, cuyo apoyo central fue el de los militantes del EEK.


Biomet, productora de tubos para estructuras de la construcción, está ocupada desde hace un año, como consecuencia de la quiebra del grupo español Mondragón (propietario de la sucursal griega). Los compañeros están siendo interesados en un proyecto de ley general sobre quiebras de una diputada de Syriza, cuyo texto desconocen. Recibieron también la visita de un dirigente de la centroizquierda argentina, quien propagandizó su propio proyecto sobre fábricas recuperadas en la Argentina.


En un rico debate, volcamos la experiencia de lucha de decenas de fábricas en 2002, en combinación con el movimiento piquetero y las asambleas populares -situación similar a la que atraviesa Grecia en este momento. Explicamos la necesidad de una ley puntual de expropiación para Biomet como para cada experiencia que se presente. Además, que cualquier proyecto de ley debe ser revisado en asamblea por los trabajadores, para no ser pasto de meras campañas políticas que sigan retrasando la puesta en marcha de la producción en la fábrica.


El caso se parece a la quiebra de Parmalat, que afectó la sucursal argentina. Los trabajadores tienen que sortear una venta destinada a especulación inmobiliaria, que desguace la unidad de producción. Explicamos que los distintos caminos legales tienen que servir a cubrir la puesta en marcha y que hay que acompañar este proceso con la unidad con toda la clase obrera y los explotados, en una transición de lucha por una salida de los trabajadores a la crisis.


Luego, les trasmitimos el derrotero de la tercerización, autoprecarización, ahogos económicos mediante alquileres o resarcimientos a los acreedores y cooptación de grupos dirigentes que han atravesado las recuperadas durante el kirchnerismo.


Reforzamos una orientación que ya tienen los compañeros: reclamar al Estado apoyos de todo orden -desde la expropiación hasta capital de trabajo y garantías salariales- para el inmediato comienzo de la producción bajo gestión obrera.


La izquierda griega, en sus múltiples variantes, abandonó a esta fábrica, la que hoy solamente es apoyada por el EEK y el anarquismo, aunque este último con orientaciones seudodogmáticas que prolongan una situación de dramático desgaste por hambre de las familias obreras.


Toda nuestra discusión sería transmitida a la asamblea de fábrica. ¡Viva la lucha de los obreros griegos de Biomet!

También te puede interesar:

La banca del PO-FIT-U, al servicio de las luchas obreras.
La propuesta de “pacto migratorio” avanza en los controles y deportaciones.
Este documento fue aprobado por el Comite Nacional del PO el 16/3 para el debate del XXVII Congreso.
Decenas de miles se movilizan en todo el país
Los trabajadores enfrentan la perspectiva de despidos y contagios
Movilizaciones y protestas en 28 hospitales