13/08/1998 | 596

Crece la sindicalización en los Estados Unidos

Como «un tremendo salto para el movimiento sindical», califica un especialista la decisión de los 19.000 empleados de venta de pasajes, reservas y embarque de la United Airlines, la mayor empresa aerocomercial norteamericana, de afiliarse al sindicato de maquinistas (International Association of Machinist) (The New York Times, 20/7). En los ‘democráticos’ Estados Unidos, los trabajadores no gozan del derecho individual a afiliarse a un sindicato, la ley exige una votación mayoritaria. Las ‘campañas de sindicalización’ (previas a estas votaciones) son el repetido escenario de grandes batallas entre los sindicatos y las patronales.


La patronal de la United estaba segura que la participación accionaria de los trabajadores en la empresa actuaría como un ‘disuasivo’ contra la sindicalización; poco más de la mitad de las acciones de United están en manos de sus trabajadores. Fueron ‘pagadas’ mediante la reducción de salarios, a partir de 1996, para ‘sanear las finanzas’ de la empresa. El ‘sacrificio’ rindió sus frutos: en dos años, los beneficios de la empresa volvieron a ser récord … mientras una gran parte de sus trabajadores cobran alrededor de 12.000 dólares anuales (la ‘línea de pobreza’ oficial está calculada en 13.000 dólares anuales).


La ‘propiedad participada’ creó dos categorías de trabajadores: los que no estaban en la empresa cuando se distribuyeron las acciones, cobran salarios equivalentes a un tercio de lo que cobran los que recibieron acciones y, además, cuentan con menores beneficios de salud y jubilatorios. Estos trabajadores fueron los principales protagonistas de la campaña de sindicalización: «las voces más entusiastas en favor de la sindicalización fueron las de los trabajadores en el más bajo nivel salarial» (ídem).


Pero es muy significativo que incluso entre los trabajadores mejor pagos y con propiedad de acciones, prendiera la campaña «porque temen que sin un convenio sindical, United puede recortar las pensiones y los seguros de salud prometidos» (ídem).


Desde 1978, los sindicatos no registraban una victoria similar en una ‘campaña de sindicalización’. Esto ocurrió en el mismo momento en que se desarrolla la mayor huelga contra la General Motors en los últimos treinta años.

En esta nota

También te puede interesar: