01/09/2011 | 1192

Honduras: Crecen los asesinatos de luchadores y periodistas

La vuelta de Honduras a la OEA, mediante un acuerdo de los gobiernos latinoamericanos con los golpistas, significó la desaparición de este país de la agenda de los medios mundiales. En una entrevista con el semanario Brecha de Uruguay, Carlos Reyes y Juan Barahona, dirigentes del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), señalaron que “en Honduras nada ha cambiado, pero el país ha salido de la agenda (…) continúan los asesinatos, las desapariciones, las torturas, las violaciones a mujeres en las comisarías, y la misma criminalización de las luchas sociales que se daba bajo la dictadura”.

A pocos días de la vuelta a la OEA, era asesinado de dos balazos en la cabeza el periodista Nery Jeremías Orellana, de 26 años, elevando a trece el número de crímenes contra periodistas desde 2010.

El 21 de agosto fueron brutalmente asesinados Pedro Salgado, vicepresidente del Muca (Movimiento Unificado Campesino del Aguán) y presidente de la cooperativa La Concepción, y su esposa Reina Mejía, atacados en su propia casa por desconocidos y ultimados de varios balazos y con machete.

Un día antes, desconocidos encapuchados abrieron fuego desde una motocicleta, matando a Secundino Ruiz, presidente de la Cooperativa San Isidro, perteneciente al Marca (Movimiento Auténtico Reivindicador Campesino del Aguán), e hiriendo a Eliseo Pavón, también dirigente de esa agrupación campesina. Con estos suman 39 los campesinos organizados asesinados entre enero de 2010 y agosto de 2011 -16 en los últimos cinco meses.

El 22 de agosto, mientras las calles de Tegucigalpa y Comayagüela eran inundadas por miles de estudiantes, maestros y padres de familia, unidos en una jornada más de protesta contra la privatización de la educación pública, era asesinado Nahúm Guerra, de 17 años, estudiante de segundo año de agronomía en la Escuela Agrícola “Pompilio Ortega”. El estudiante fue cobardemente ejecutado mientras hacía guardia en el portón de un instituto tomado en defensa de la educación pública, cuando desde un vehículo un desconocido disparó contra los estudiantes luego de gritarles “huelguistas”.

El regreso de Zelaya al país, en el marco de un acuerdo con los golpistas, no ha frenado la represión y los asesinatos. Los golpistas hondureños reforzaron su ataque a una vanguardia obrera y popular extraordinaria, formada en la lucha contra el golpe imperialista -que sólo podrá ser derrotado mediante la movilización popular.

En esta nota

También te puede interesar:

Cambios constitucionales para prevenir su legalización en el futuro. El temor a la ola verde.
No a la represión pro yanqui. Declaración internacional.
El 2020 terminó con nuevo asesinato político en Honduras.
Indonesia - Perú - Honduras