13/06/2002 | 758

El Congreso Nacional de Causa Operaria

Entre el 30 de mayo y el 2 de junio, asistimos en la ciudad de San Pablo al VI Congreso Nacional del Partido de la Causa Operaria (PCO) de Brasil. El Congreso, con 117 delegados presentes, evidenció el crecimiento nacional del PCO.


El eje del Congreso fue la crisis capitalista en Brasil y el lanzamiento de la campaña del PCO para las elecciones nacionales que se realizarán el próximo 1º de octubre. La situación revolucionaria en la Argentina fue introducida por Rafael Santos, tanto en el acto público que se realizó el viernes 31 de mayo, como en las sesiones del propio Congreso. El acto que se realizó en la Cámara Municipal de San Pablo – con 400 compañeros que llenaron el recinto – sirvió para lanzar las candidaturas nacionales del PCO – Rui Costa Pimenta, secretario general del PCO, para presidente; y Pedro Paulo de Abreu Pinheiro, dirigente del PCO y del Sindicato de Correos de Minas Gerais, para vice. Fueron lanzadas también las candidaturas a gobernador.


El Congreso se destacó también por los numerosos representantes de organizaciones sindicales (Sindicato de los Frigoríficos, que dirige el PCO; de la dirección nacional del Sindicato de Correos, la empresa estatal con más trabajadores a nivel nacional, y de numerosas filiales, codirigida por el PCO en un frente antiburocrático; entre otras); de la dirección del Colectivo de Mujeres Rosa Luxemburgo, que se acababa de fundar en los días previos a través de una Conferencia Nacional; del Colectivo Joao Candido del movimiento de los negros de Brasil; etcétera.


El turno de Brasil


Mientras se desarrollaba el Congreso del PCO, el comentario de los diarios era la magnitud de la caída en los fondos de inversión que manejan los bancos, como consecuencia de las pérdidas de las cotizaciones de los bonos del gobierno (Letras Financieras de Tesorería) que componen el 80% de la cartera de estos fondos.


Aunque el presidente FHC plantea que se trata sólo de turbulencias momentáneas, los capitalistas votan con el bolsillo.


Los economistas oficialistas discuten ahora la definición de recesión, porque la producción (PBI) en el primer trimestre fue un 0,73% menor en comparación con similar período del 2001, aunque un poco mayor que la del último trimestre del año pasado. Pero los datos evidencian una caída en la producción de la industria automotriz de mayo, de casi el 19%, comparada con igual mes del año anterior (y del 9% en lo que va del año). Las ventas de vehículos cayeron un 27%. El riesgo-país viene batiendo récords: llegó el miércoles 5 a 1.132 puntos. Y la burguesía tiene graves dificultades para obtener la refinanciación de sus deudas privadas en el mercado internacional, de las que en junio vencen más de 2.000 millones de dólares. Las empresas privatizadas están crecientemente en situación de default. Las telefónicas como Embrater, Telemar, BCP, etc., que no pueden pagar sus deudas – lo que se evidencia en que el valor de sus acciones ya cayó un 50% respecto del momento de su privatización – , reclaman nuevos aumentos tarifarios y subsidios estatales. En el acto del PCO, se leyó la conclusión de los análisis y pronósticos volcados en Prensa Obrera (27/9/01) donde decía: A esta altura, la única duda que queda en pie es si será el derrumbe argentino el que terminará de hundir a Brasil o si será la caída de Brasil la que termine de mandar a pique a la Argentina.


Crisis política y Frente Popular


La burguesía está dividida. Esto se evidencia en los choques en el seno de la coalición oficial. Es mentira que el ascenso electoral de Lula haya disparado la crisis económica, más bien es al revés. Lula y el PT defienden el orden burgués. Folha de San Pablo (3/6) acaba de anunciar que la dirección del Movimiento de los Sin Tierra, que moviliza a trabajadores agrarios y campesinos en la ocupación de tierras de los latifundistas, ha anunciado una tregua política (se compromete a no ocupar más tierras) en apoyo a la candidatura de Lula. El vicepresidente del PT, Genoino, la saludó como una medida lúcida y prudente. Hace unas semanas, Lula y la dirección del PT habían criticado abiertamente al MST, amenazándolo con una ruptura total de relaciones, cuando éstos ocuparon la hacienda del hijo del presidente FHC.


El imperialismo yanqui, a través de su nueva embajadora (se prepara para una nueva etapa) en Brasil, declaró que Lula era el símbolo del sueño americano. El derechista Partido Liberal (PL), solicitado por Lula para la candidatura a la vicepresidencia, ha reclamado, para aceptar esa candidatura, que continúe al frente del Banco Central – con autonomía e impunidad – , su actual presidente, un hombre del especulador internacional Soros; etc.


El Congreso del PCO ha colocado como uno de los aspectos centrales de su política la lucha contra el Frente Popular (del PT con la burguesía). Plantea enfrentar a las candidaturas frentepopulistas del lulismo, con candidaturas socialistas representativas de las luchas de la clase obrera, de los trabajadores rurales, de la juventud, de las mujeres y de los negros. El Congreso del PCO votó, asimismo, una serie de campañas en torno a ejes de movilización independiente contra el gobierno.


La realización de una Conferencia Nacional de los Negros en Bahía, en agosto próximo, puede ser importante para poner nuevamente en pie una organización nacional del sector más explotado de la población (constituye el 48% del total de los habitantes, y en ciertas zonas nordestinas el 80%). Así como la convocatoria a una Conferencia Nacional de la Oposición Sindical Clasista. Ante la amenaza de despidos masivos (Volkswagen, etc.) y el deterioro salarial, están resurgiendo los sindicatos. Esto se ve reforzado por la recuperación de algunos de ellos (Correos) por parte de corrientes antiburocráticas. Todas estas campañas son impulsadas no con afán autoproclamatorio, sino como necesidades concretas del movimiento de lucha de las masas. Un eventual gobierno del Frente Popular (ya el PT ha mostrado su catadura proburguesa al frente de gobiernos estaduales) sería un recurso último del imperialismo contra los obreros y campesinos de Brasil.


 

También te puede interesar:

Jornada de lucha contra el gobierno de Bolsonaro. Marchas masivas y actos en todo el mundo.
La encrucijada de Macron en el norte de África.
Sábado 19, 13.30hs. En solidaridad con la jornada de lucha en el país vecino. Fuera Bolsonaro, Mourao y el régimen corrupto.
También descalificaron por contagios al seleccionado femenino de básquet.
¡Fuera Bolsonaro, Mourao y el régimen antiobrero y corrupto!.
La lista de la Intersindical derrota a la de la patronal y la burocracia en el sindicato de Ipatinga-Minas Gerais.