20/07/2017

El desmantelamiento de la UNILA y los agronegocios

Un senador del partido de Temer y lobbysta del capital agrario presentó una iniciativa para desmantelar la Universidad Federal de Integración Latinoamericana (Unila), ubicada en Foz de Iguazú.


En los últimos días, la rectoría de la Universidad Federal de Integración Latinoamericana (Unila), ubicada en Foz de Iguazú (Paraná, Brasil), dio cuenta de una propuesta parlamentaria del diputado federal Sérgio Souza (del derechista partido gobernante PMDB) para la extinción de la institución y su transformación en Universidad Federal del Oeste del Paraná.


 


Presentado por Souza como una enmienda a un paquete que se votará en el Congreso, el proyecto supone adjuntar la Unila a dos facultades que pertenecen a la Universidad Federal de Paraná (UFPR), y crear una nueva universidad que reemplace el carácter bilingüista, latino-americano e intercultural de la Unila –en la que cursan gran cantidad de estudiantes de diversos países del continente.


 


“La enmienda justifica las transformaciones con una supuesta misión institucional de ‘formación técnica y social de recursos humanos aptos para contribuir con el desarrollo regional del Oeste de Paraná integrado con el desarrollo nacional’ (…)  La idea de desarrollo propuesta por la enmienda, sin embargo, es criticada por profesores y estudiantes de la UNILA, que destacan el involucramiento del diputado con el agronegocio. Sergio Souza es presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados y representante de la bancada ruralista en el Congreso (…) En el texto de la enmienda aditiva, el parlamentario llega a citar que la nueva medida pretende beneficiar empresas del agronegocio, como Lar, Frimesa, Cocamar, C. Vale, Cotriguaçu y Coopagril” (Brasil de Fato, 19/7)


 


De esta manera, se busca someter la educación superior al capital agrario que persigue a campesinos, pueblos originarios y pequeños agricultores, que concentra y extranjeriza la tierra y que profundiza la dependencia económica en Brasil y el despojo de su pueblo. En esta perspectiva, se prevé la creación de “nuevos cursos de graduación vinculados a las características sociales y económicas de la región” –un galimatías para tomar estudiantes que trabajen ad honorem dentro de las agroindustrias y frigoríficos de manera precarizada, y que se reciban luego de realizadas las prácticas sin recibir ninguna sola remuneración.


 


A su turno, la medida constituye un claro ataque a la autonomía universitaria y a las características particulares de cada una de estas universidades.


 


Temer y Macri


 


En los últimos meses y luego de consolidado el golpe por parte de Temer y el poder judicial, el ataque a la educación, a la salud y a la clase trabajadora en general es parte del plan para salvar al cordón industrial de San Pablo y al sistema financiero de la crisis capitalista. La aprobación de un proyecto de enmienda constitucional (PEC 241), que congeló los gastos en educación por 20 años, es la profundización de los ataques a la educación que comenzaron durante el gobierno de Dilma, digitados por el Banco Mundial.


 


En este marco, el bajo presupuesto que se ha otorgado a las universidades allana el la búsqueda de financiamiento del sector privado dentro de las universidades federales –una senda hacia la privatización educativa. Es el camino también seguido por sus pares ajustadores en Argentina –Macri y la oposición patronal–, que han introducido con los rectores un “Sistema Nacional de Reconocimiento Académico” que busca nivelar (hacia abajo) las universidades públicas con las privadas, estimulando el negocio de estas, al tiempo que fraguan nuevos convenios entre las instituciones públicas y las corporaciones capitalistas (como el reciente acuerdo de la UBA con las empresas fraudulentas y contaminantes que intervienen en las represas de Santa Cruz). Una profundización de la CONEAU menemo-kirchnerista.


 


Cómo defender la Unila


 


En momentos donde la defensa de la Unila como universidad autárquica y autónoma debe ser sostenida a capa y espada, el seguidismo al PT y a la Unión Nacional de Estudiantes (dirigida por Partido Comunista de Brasil, PCdoB, aliado al PT) es un camino seguro a la derrota: no hay que olvidar que la UNE aisló al movimiento estudiantil en Paraná sin llamar a movilización al estudiantado, ni levantó un plan de lucha contra la PEC 241. Por su parte, las centrales sindicales han dejado pasar el ajuste sin más que un par de paros aislados; la CUT, ligada al PT, somete cualquier perspectiva de lucha al retorno de este en elecciones de 2018.


 


La independencia de clase y la lucha organizada es el único camino posible para defender a la Unila como espacio educativo junto a sus propias características según la ley 12.189 que establece su creación. Esta lucha no puede desligarse de la pelea contra el ajuste, teniendo como principal tarea la alianza obrero-estudiantil y la solidaridad latinoamericana.


 


 


 


* LEANDRO ZERBATTO (ESTUDIANTE DE LA UNILA) Y MACARENA MERCADO MOTT (MAGISTER EN INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA, POSGRADUADA EN LA UNILA)

En esta nota

También te puede interesar: