24/06/2005 | 905

El no europeo y… «se evapora el capital de Bush»

El título de la nota es de un artículo de la semana pasada del Washington Post (31/5). El madamás yanqui había caracterizado su reeleción hace apenas seis meses como: “Ahora gané un capital que pretendo gastar”. Es un mentís, además, a todos los que anunciaron que la crisis europea “fortalecía” a los Estados Unidos. El señalamiento de la prensa yanqui es, por otra parte, muy concreto porque se refiere a los reiterados fracasos recientes del gobierno Bush. “Sólo en la última semana” (ídem) el Congreso norteamericano rechazó el veto presidencial a las investigaciones en biotecnología reclamadas por la derecha cristiana, postergó nuevamente la aprobación del hombre elegido por Bush como representante en las Naciones Unidas —John Bolton— y bloqueó el trámite de nombramiento de jueces solicitado por el Ejecutivo. No es todo, porque también el gobierno vio entorpecida la aprobación de un tratado de libre comercio con Centroamérica y, algo mucho más decisivo, encontró más resistencias a su política de reforma de la seguridad social; todo esto mientras los índices de aceptación de Bush en las encuestas “se encuentran en el nivel más bajo de su presidencia” (ídem).


Frente a este panorama, los hombres de Bush amenazaron con eliminar un mecanismo parlamentario que permite trabar cualquier discusión en el Congreso con el 40% de los votos. Como réplica, los representantes del Partido Demócrata dijeron que “si Bush y sus republicanos aplican la aplanadora legislativa, impedirán los debates y votaciones sobre proyectos de ley y de presupuesto. Ambos bandos llaman a esta variante la `opción nuclear´, y con razón” (Brecha 20/5).

En esta nota

También te puede interesar:

Muy lejos de la armonía y cooperación prometida por Biden. Escribe Pablo Heller.
Estados Unidos - Canadá - República Dominicana.
La complicidad de los presidentes López Obrador y Giammattei.
Por encargo norteamericano, la inteligencia danesa monitoreaba a líderes del viejo continente.