16/02/1995 | 438

En defensa de los militantes del POR

La Paz, 9 de febrero de 1995.


Compañero Jorge Altamira Argentina


Hace ya un año que se pro­dujo mi expulsión del POR, como consecuencia de una dis­cusión que venía desarrollan­do con G. Lora al interior del POR. Inicialmente, pedí que el propio partido formara un tri­bunal para verificar la acusa­ción que me hacía Lora, dado que hace muchísimo tiempo que el POR no tiene Comisión de Control; en realidad nunca ha tenido verdaderamente ese organismo tan importante en un partido bolchevique.


Sin embargo, el POR no tuvo la capacidad de parar los excesos del caudillo, ni siquie­ra se animaron a formar la Comisión Interna porque Lora los chantajeó indicando que si no me expulsaban, ipso facto el renunciaba públicamente al POR. En realidad, el POR se ha convertido en una secta de incondicionales a Lora, ha per­dido (si algún día la tuvo) la capacidad de autocrítica y esto es sumamente grave en un partido revolucionario.


Posteriormente, en julio del ’94, cuando se reunió un “Congreso” Internacional del Comité de Enlace por la Reconstrucción de la IV° Inter­nacional, escribí una carta apelando ante dicho organis­mo la decisión que había toma­do fraudulentamente la Con­ferencia de febrero del ’94 que me expulsó. El “Congreso” ni siquiera tomó conocimiento de la carta, por instrucciones dic­tatoriales del “caudillo”. Así demostraron que el tal “Con­greso” no era más que una reunión subordinada total­mente a las decisiones de G. Lora. Paradójicamente, ese “Congreso” determinó la for­mación del “partido mun­dial de la revolución socia­lista”. Como verás, la decrepi­tud política de Lora lo hace desesperar y desvariar, al ex­tremo de estar convirtiéndose en la reedición boliviana de Posadas.


Después de la negativa del “Congreso internacional”, recién se formó, lentamente, un Comité para la estructura­ción de un “Tribunal obrero- popular” que juzgue mi caso. Ahora ya se están concluyendo los trabajos preparatorios y es­pero que a mediados de marzo comenzará a actuar.


El Comité, que es indepen­diente con referencia a la Opo­sición Trotskysta, va tomando sus resoluciones autónoma­mente. Ha nombrado a O. Coggiola como uno de los miem­bros del Tribunal, también está Ricardo Napurí, de los morenistas. Si tienes algunas sugerencias con referencia al Tribunal serán bienvenidas, queremos que tenga la mayor resonancia posible, en la medi­da que con este problema se puede contribuir a destruir el mito Lora, que es un mito in­ternacional.


Como verás en nuestras publicaciones, estamos con­vencidos de que Lora se ha convertido en un obstáculo para la estructuración de un verdadero partido bolchevi­que. Tiene demasiados des­aciertos en el plano de la tácti­ca y también en el organizati­vo. En el fondo, su concepción del marxismo-leninismo-trotskismo es demasiado me­cánica y antidialéctica; es, sin duda, una variante del socia­lismo nacionalista. Estoy es­cribiendo un folleto donde hago un análisis crítico y auto­crítico de lo sucedido en estas dos últimas décadas, durante mi militancia en el POR. Te lo haré conocer oportunamente.


Ayer he enviado a la direc­ción de “Ediciones Prensa Obrera” toda una colección del periódico TRINCHERA, que inicialmente era la hoja de la célula de economía de la UMSA y que posteriormente se convirtió en el órgano de la Oposición Trotskysta del POR. Ahí podrás encontrar todo el detalle de lo sucedido a partir de la expulsión pública, que recién se hizo en el mes de abril del ’94. Para informarte puedes leer la sección OPOSI­CION TROTSKYSTA, donde vamos adelantando muchas críticas a lo que hace y dice G. Lora. Además, he enviado los folletos LUNES NEGRO y REPRESION POLITICA EN EL POR.


Nos autodefinimos como una fracción externa del POR, estamos en un período gestacional, básicamente dedicado a la asimilación de la experien­cia vivida en el POR, pero al mismo tiempo actuando en la lucha de clases. En el plano internacional andamos perdi­dos, como consecuencia de la “insularidad” boliviana y sobre todo del cerco nacional- lista que tiende G. Lora al partido. Al respecto, nos inte­resa el intercambio con Uds. Sólo he hojeado el material que nos han enviado, no sé cuál es su posición con referencia a la lucha por la reconstrucción de la IV° Internacional. Nosotros, poco a poco, iremos definiendo con precisión este vital pro­blema.


Agradecemos el envío de material que nos han hecho Uds., quisiéramos recibir En Defensa Del Marxismo del año 1994, sólo hemos reci­bido de 1992 y 1993. También recibimos los 3 últimos núme­ros de Prensa Obrera, y hemos propuesto un intercambio per­manente de publicaciones.


Como introducción es sufi­ciente. No quiero que se pos­tergue más esta carta, espero recibir una pronta respuesta con tus opiniones. Recibe salu­dos revolucionarios.