11/01/2001 | 694

El actual intento de Barak y Arafat de firmar un acuerdo basado en la propuesta de Clinton significa el retorno a la vía de Oslo. Significa reforzar el apartheid, poner en pie óbantustanesó palestinos y cancelar el derecho al retorno. La negativa de Israel y Estados Unidos al derecho de los palestinos a retornar a los lugares de los cuales fueron expulsados hace de esta propuesta una propuesta de rendición que el pueblo palestino no aceptará. Es claro que el propósito de una fuerza multinacional, como la reclamada por Arafat, es asegurar la implementación del acuerdo mediante la supresión de cualquier intento del pueblo palestino de resistir el acuerdo, poniendo fin a la Intifada.


Después de tres meses de Intifada con centenares de víctimas, entre ellas activistas políticos asesinados por escuadrones de la muerte israelíes (con el acuerdo de la Autoridad Nacional Palestina), Arafat está volviendo a apoyar la política israelí de apartheid.


La izquierda israelí, al apoyar este acuerdo, se posiciona, de hecho, contra el pueblo palestino, contra la Intifada, contra los derechos de los refugiados y contra una solución a la cuestión nacional en Palestina.


No a la paz sin el derecho al retorno!

No a la intervención internacional!

Sí a la solidaridad con el pueblo palestino!

Sí a la plena solución de la cuestión nacional en Palestina!

Sí a una República Democrática y Laica en toda Palestina!



28 de diciembre de 2000

En esta nota

También te puede interesar:

Abajo la agresión del sionismo contra el pueblo palestino.
Agencia del sionismo y los gobiernos derechistas latinoamericanos.
Dinamarca - Líbano - Palestina.
Cada vez más desacreditada ante la población.
El debut cinematográfico de Barlett Sher, sobre los acuerdos secretos entre la OLP y el Estado de Israel en 1993, los convierte en un drama interpersonal a gusto del imperialismo norteamericano.
Los límites de Bennett-Lapid.