07/06/2020

“Estas protestas son por el racismo, pero también por la desesperación que causa el capitalismo”

Testimonios de la rebelión popular en EEUU; entrevista a Sean Larson de la revista Rampant de Chicago

Movilizacion esta semana en Chicago

Entrevistamos para Prensa Obrera a Sean Larson, editor de la revista Rampant de Chicago (https://rampantmag.com/).


-¿Cómo viene el conflicto en tu zona esta semana?


El conflicto es bastante fuerte, casi 100% espontáneo y extendido. Las únicas instituciones en la ciudad que inspiran confianza en relación a las manifestaciones son los grupos de organización negros que llevan años haciendo un importante trabajo organizativo. Ahora mismo, estos grupos se encuentran superados por la asistencia a las comunidades pobres, cuyos alimentos y guarderías infantiles fueron recortados por la ciudad, y el apoyo a manifestantes arrestados, así que les queda poca capacidad para organizar y lideras las protestas. Pero la gente sale cada noche de a  miles, por toda la ciudad, a veces en 5 o 6 lugares con poca comunicación entre sí. Es un grupo mayoritariamente juvenil, de entre 20 y poco más de 30 años, sumamente pluriracial. Hay un florecimiento de ira que solo viene creciendo, incluso en vistas de la violencia sádica de la policía. Aunque mi visión es sólo parcial. Un miembro de las organizaciones radicalizadas negras tendría un panorama más amplio.


-¿Qué sectores sociales y políticos son importantes en las manifestaciones en tu área?


– Los docentes y las escuelas, trabajadores de tránsito y enfermeras. Cualquiera que participe de la reproducción social, no la clase obrera de la industria tradicional. La gente en estos grupos de reproducción social son desproporcionadamente personas de color y mujeres, así que hay muchas otras razones políticas y luchas contra la opresión en estos lugares de trabajo.


-Junto a las demandas evidentes contra el racismo estatal y los asesinatos policiales, ¿qué rol creés que juegan las preocupaciones económicas y sociales en las protestas de esta semana?


-Las demandas contra la brutalidad policíaca racista se imponen por sobre todas las demás, son el eje de la rebelión. Pero, por supuesto, estas rebeliones responden a mucho más: la eterna sensación de desesperanza social y económica en comunidades negras y latinas, la pandemia del Covid-19 que forzó a estas mismas comunidades a trabajar y entrar en contacto con el público por ser trabajadores “esenciales” (lo cual solo significa que son desechables a los ojos de la clase gobernante), la inminente depresión económica desatada por la pandemia y la manera en que ésta vislumbra un futuro más negro, aún más, y la melancolía apocalíptica general creada por el desastre del cambio climático, que moviliza a mucha gente joven. Estas protestas son por el racismo, pero también por la desesperación generalizada que causa el capitalismo tardío.


-¿Qué planteos y demandas políticas son populares entre los manifestantes?


-Black Lives Matters (Las vidas negras importan), desfinancien a la policía, a la mierda la policía, abolir a la policía.


-¿Estás al tanto de alguna iniciativa para coordinar efectivamente las protestas de manera nacional o discutir una plataforma política o un pliego de reivindicaciones para el movimiento a lo largo del país?


-No, éstas son muy desorganizadas. Están los izquierdistas profesionales y tradicionales, algunos incluso con buenas políticas revolucionarias, que juegan un rol conservador de esperar a ver qué pasa. No hay ningún tipo de liderazgo por el momento, aunque hay muchos intentos de cooptar y capitalizar la rebelión. La gente se informa por Twitter, no por medio de las organizaciones.



-¿Cómo crees que pueden los trabajadores, la juventud y los oprimidos derrotar al gobierno de Trump y su despliegue represivo?


-En abstracto, creo que debemos construir un partido revolucionario con raíces en la clase trabajadora pluriracial que pueda generar una influencia masiva y conduzca al aplastamiento del estado capitalista. Pero en la práctica, son los grupos con mayor inserción en las comunidades (los sindicatos docentes, las personas que hacen trabajo comunitario y las organizaciones comunitarias) quiénes tienen mayor influencia potencial en estos momentos y, por supuesto, muchos de estos grupos no tienen una perspectiva revolucionaria. En este momento es un poco difícil pensar sobre la canalización de este levantamiento en alguna dirección o algún tipo de organización duradera, pero con un poco de suerte esto llegará a medida que las demandas por la abolición de la policía impulsen planteos más profundos sobre las prioridades sociales y políticas y la distribución de la riqueza. La confianza entre organizadores es un bien preciado en estos momentos y la buena voluntad construida a lo largo de los años previos es indispensable. Mientras, aquellos que sólo se han ayudado a sí mismos han llegado a este punto sin ninguna autoridad moral y permanecen aislados.


-¿Qué debates hay entre militantes y activistas en EEUU con respecto a promover una organización de la clase obrera independiente del sistema político bipartidista tradicional?


-Siempre hay discusiones abstractas de una alternativa electoral de la clase obrera, pero, en la práctica, es visto como un enorme esfuerzo perdido desde el inicio, porque a menos que consigas más del 50% de los votos, no obtienes ninguna banca, debido a nuestro sistema electoral de mayoría simple. Esto es un bloqueo gigantesco a todos estos intentos electorales y no hay una solución simple si buscas participar en las elecciones. La mayor organización socialista en el país, Demócratas Socialistas de América (DSA), es muy heterogénea y tiene una organización muy laxa, por lo que es mucho más fácil para la organización realizar planteos por las redes que tomar acciones dedicas para impulsar la rebelión. Dentro de la DSA hay muchas posiciones, algunos quieren usar al partido demócrata para tener más llegada, otros, centrarse en sus comunidades locales, más bien de manera apolítica. La izquierda en general está muy poco preparada para esta rebelión, que, por supuesto, es más que bienvenida y que yo apoyo incondicionalmente.


Entevista realizada por Guillermo Kane