03/04/2014 | 1308

Golpe de Estado en Bogotá

A instancias de un fallo judicial, Santos destituyó al alcalde centroizquierdista de Bogotá, Gustavo Petro. Se trata de un golpe de Estado: como cobertura de un operativo político de la oligarquía bogotana, la Procuraduría General ordenó la destitución de un funcionario elegido por el voto popular, acusándolo de violar la «libertad de empresa». Lo que Petro sostuvo, muy parcialmente, fueron choques con empresas contratistas de la basura al intentar limitar sus negocios.

Desde el fallo de la Procuraduría hasta la decisión de Santos, medió un largo período en que el ex guerrillero del M19 llevó adelante una pelea judicial y -subordinadamente- hubo movilizaciones populares. Su confianza en Santos lo hundió. Ahora llama a una Asamblea Constituyente y al voto en blanco, pero entre bastidores negocia un alcalde transitorio de consenso con el gobierno que lo destituyó.

También te puede interesar:

La burocracia ladra, pero busca negociar. Es necesaria la intervención de los petroleros
Las empresas y la burocracia avanzan en una reforma laboral flexibilizadora.
En medio de la ofensiva de YPF contra el convenio colectivo de trabajo.
La petrolera registró una pérdida de 85.000 millones de pesos en el segundo trimestre del año.
Por una presentación de la empresa Exterran ligada a la industria petrolera.