04/01/2021
HONDURAS

Honduras: asesinan al referente indígena y ambientalista Félix Vásquez

El 2020 terminó con nuevo asesinato político en Honduras.

Durante la noche del 26 de diciembre, cuatro hombres armados, encapuchados y con atuendos militares irrumpieron en la residencia del líder indígena y ambientalista Félix Vásquez, a quien asesinaron a balazos.

El referente acribillado era secretario general de la Unión de Trabajadores del Campo (UTC) de La Paz, región Centro Occidente, y coordinador del Consejo Indígena Lenca. Adscribía al partido Libertad y Refundación (Libre) liderado por el expresidente Manuel Zelaya.

El establecimiento de empresas hidroeléctricas y mineras en los territorios linderos con la zona de reserva “El Jilguero” despertó un fuerte repudio popular, que tenía a Vásquez como uno de sus principales animadores. Cientos de familias indígenas se encuentran en lucha por la defensa del agua y la tierra de sus comunidades.

El entramado entre el poder político y los empresarios extractivistas es moneda corriente en Honduras. En 2017, se hizo público que la construcción la represa “Los encinos”, contra la que reclamaban las comunidades de la zona del asesinato, estaba comandada por el marido de una alta funcionaria gubernamental.

La corrupción sistemática, los vínculos con el narcotráfico y la vulneración de los derechos más elementales son marca registrada del gobierno del presidente Juan Orlando Hernández. Pero no se trata solo de una camarilla viciosa. En la última década, se instalaron cerca de 200 proyectos mineros e hidroeléctricos, mayormente de capital imperialista, desatando una expoliación sin precedentes. Por si fuera poco, la represión contra las caravanas migratorias ha sido una ofrenda que todas las administraciones estadounidenses aceptaron con beneplácito -lo cual continuará, a pesar de las promesas de campaña, con el nuevo presidente Joe Biden.

El asesinato de Félix Vásquez no es un caso aislado. Distintas organizaciones de derechos humanos ubican a Honduras, donde la lucha en defensa del ambiente suele estar asociada directamente a los derechos de las comunidades indígenas, como el país que registra la mayor cantidad de ataques contra referentes ambientalistas en todo el mundo.

El lunes 28 se produjo otro asesinato contra un activista indígena: Adán Mejía, de la comunidad Tolupán, emboscado por terratenientes que pretenden quedarse con las tierras de su comunidad. Además, desde el 16 de diciembre, otros dos indígenas de La Paz están privados de su libertad con causas armadas. Y, pocas semanas atrás, se les negó la excarcelación a los activistas ambientales -condenados en un proceso aleccionador- que defendían la cuenca del río Guapinol. Las detenciones ilegales y los crímenes perpetrados por el Estado o por grupos paraestatales son incontables.

Repudiamos el asesinato de Félix Vásquez y exigimos juicio y castigo a todos los responsables de este y del resto de los crímenes contra los activistas populares. Denunciamos la responsabilidad criminal del gobierno de Juan Orlando Hernández y su ofensiva contra luchadores y opositores políticos. Es necesario una comisión investigadora independiente que desnude todas las responsabilidades políticas, empresariales y económicas, y que plantee terminar con el régimen de Hernández y sus cómplices.