26/04/2007 | 989

La crisis inmobiliaria en EEUU genera miles de desalojos

Una ola de nuevos desalojos de familias debido a la mora en las cuotas se ha convertido en una crisis nacional. Durante febrero sumaron 130.786 las viviendas que han sido desalojadas, pero durante marzo “el número se elevó a 149.150 familias” (Reuters, 18/4). Contabilizando los de enero, los desalojos del primer trimestre del año suman 415.536; en el año pueden superar el millón y medio de familias.


Los desalojos se concentran en Florida y California, con un incremento del 91% y 78%, respectivamente, con relación al año anterior. Como consecuencia del sistema de hipotecas a tasas variables, que no incluían los pagos del capital en los dos primeros años, los deudores padecieron de incrementos hasta del 100% cuando las cuotas comenzaron a vencer.


El engañoso mecanismo impulsó a miles de familias a firmar préstamos hipotecarios con engañosos mecanismos de indexación. El sueño americano de la casa “propia” se ha transformado en la peor pesadilla.


Los senadores culpan a la FED


El Comité de Bancos del Senado reconoció la estafa que han padecido las familias endeudadas con las hipotecas de bajo estándar (subprime mortgage). El senador demócrata Chris Dodd, “(…) con el apoyo del senador republicano de mayor antigüedad en el Comité, R. Shelby, expresaron su frustración ante el hecho de que la Reserva Federal (FED, Banco Central) haya fallado en emitir las prometidas guías que ajusten los controles sobre el mercado de hipotecas de baja calidad, de 1.200 millones de dólares” (Financial Times, 12/3).


Una estimación dice que “un millón de deudores tendrán agudos ajustes en las tasas en este año y 800.000 el próximo”. Ante este drama social, los senadores acusaron a los prestamistas de realizar prácticas “injustas y engañosas” (ídem).


El líder de los senadores en el Comité de Bancos y precandidato “presidencial” demócrata, sólo estaría dispuesto a impulsar una futura nueva ley, de incierta aprobación. Pero luego de varias reuniones con los bancos y financieras no ha impulsado ningún cambio, ni hace nada ante el creciente drama social que enfrentan millones de compatriotas.


Por su parte, Roger Cole, un alto funcionario de la Reserva Federal, señaló que “la FED no mostró ninguna disposición a establecer una moratoria o modificación a las cláusulas predatorias de los préstamos” (ídem).


El mayor impulso de la economía ha sido la estafa


Un reciente estudio revela que la construcción y la venta de casas —el principal motor de la economía de EEUU—, fueron logrados con hipotecas de baja calidad. Ahora se han convertido en su contrario, presionando para el remate masivo de casas y la reducción de los precios de las viviendas, y la expulsión de trabajadores de la industria de la construcción.


Entre los prestamistas se encuentra el principal banco de EEUU, el Citibank, al que las pérdidas en el mercado de hipotecas le han generado una caída de su rentabilidad, lo que ha llevado a que sus ejecutivos anuncien una masiva reducción de personal. “Los despidos podrían afectar a 15.000 trabajadores, según las fuentes. Una de las opciones es no sustituir a los cerca de 50.000 empleados que dejan la compañía todos los años” (The Wall Street Journal, 26/3).


La crisis se extiende a todo el mercado


“El problema de las hipotecas de baja calidad lleva a recortar las previsiones de venta de unas 100 mil casas a 6,34 millones de casas, un ritmo 2% debajo de los 6,48 millones de casas usadas vendidas en 2006” (ídem).


Pero un nuevo cálculo lleva a una “cifra anualizada a 6,12 millones de unidades” (Financial Times, 24/4).


La economía de América Latina


“La crisis inmobiliaria de EEUU cobra una nueva víctima: las remesas a América Latina”, titula el Wall Street Journal (23/4).


“Esto ocurre porque el sector de la construcción es la principal pista de aterrizaje para los nuevos inmigrantes. Son ellos los que contribuyen con la mayor parte de los 50.000 millones de dólares en efectivo enviados cada año hacia los países latinoamericanos.”


“Las remesas mensuales a México han caído todos los meses desde su punto cúlmine de 2.600 millones de dólares en mayo de 2006, poco antes de que se frenara en seco la construcción de viviendas en EEUU. En febrero de 2007, el último mes para el que hay datos, las remesas a México habían bajado a 1.700 millones de dólares” (ídem).


México es el país de América Latina que más remesas recibe, por lo que su situación podría indicar una tendencia mayor que se está desarrollando en la región.


La crisis inmobiliaria en EEUU se expande a toda la nación y sus efectos se comienzan a sentir en la economía mundial, como lo muestra la reciente caída de la Bolsa de España.


“Los problemas de calidad del crédito hipotecario van mucho más allá del sector ‘subprime’”, escribió en una nota de investigación Jan Hatzius, economista jefe para EEUU de Goldman Sachs. “El problema de fondo no es el mercado ‘subprime’ en sí, sino el ajuste de grandes cantidades de deuda a tasa variable” (The Wall Street Journal, 16/3).