15/07/2010 | 1137

La huelga de los bananeros sacude Panamá

Más de 4.500 trabajadores, en su mayoría indígenas, organizados en el poderoso Sindicato de Trabajadores de la Industria Bananera (Sitraibana), paralizaron en una huelga total las fincas de la Fruit Company, en la provincia de Bocas del Toro, en Panamá.

La medida forma parte del rechazo a la reaccionaria Ley 30 y la decisión de la empresa de no descontar la cuota sindical, medida que pretenden imponer las autoridades a nivel nacional para liquidar los sindicatos.

La Ley 30, también llamada “Ley 9 en 1” o “Ley Chorizo”, sancionada recientemente, restringe el derecho de huelga y las negociaciones colectivas, habilita la contratación de “rompehuelgas” y da inmunidad a la policía, otorgándole fueros por encima de la Constitución panameña. La sanción de la ley dio luz verde a las patronales para avanzar en un ataque en regla contra los salarios y las condiciones laborales, despertando un rechazo popular que se manifestó en la movilización de más de 10 mil panameños el último 29 de junio.

La huelga bananera se desarrolló con más de cuarenta piquetes que bloquearon desde el 1º de julio los veinte puntos de acceso a Bocas del Toro, recogiendo una enorme adhesión popular.

Grupos de indígenas de todas las fincas de la zona se sumaron rápidamente a la lucha iniciada por el sindicato de bananeros, sumándose a los retenes organizados por los trabajadores y a la ocupación del aeropuerto, que se bloqueó completamente.

Además de los grupos indígenas y de los vecinos, a la huelga de los bananeros, rápidamente, se unió la de los maestros y los trabajadores de la construcción que trabajan en la ampliación del canal de Panamá, que enfrentan un recorte de sus salarios y despidos de los principales dirigentes obreros.

Más de 600 efectivos especiales antimotines de las unidades del Control de Multitudes de la Policía Nacional reprimieron violentamente a los trabajadores, cobrándose la vida de al menosseis personas, incluidos dos menores y una mujer. Los hospitales no dieron abasto para atender a los cientos de heridos generados por la represión. Antonio Smith, dirigente sindical de la bananera Bocas Fruit Company, se convirtió en el primer mártir de la lucha contra la reaccionaria ley. Los gremios magisteriales denunciaron en conferencia de prensa el secuestro, por unidades de la Policía Nacional de dos maestros y un desaparecido, en medio de los disturbios que conmovieron a la ciudad de Changuinola.

Ante la represión, los obreros del Sindicato Unico de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) realizaron cortes en apoyo a los trabajadores de la Bocas Fruit. Los principales dirigentes del sindicato, Genaro López y Saúl Méndez, se vieron obligados luego de la acción a pasar a la clandestinidad ante una orden de detención dictada por el gobierno nacional. El Suntracs definirá el fin de semana la hora y la fecha en que comenzará la huelga nacional en contra del gobierno del presidente Ricardo Martinelli, por la derogación de la Ley 30, la liberación de los presos políticos y el cese de la persecución a los dirigentes gremiales.

Del mismo modo se manifestaron los estudiantes de la Universidad de Panamá, que cerraron la vía Transísmica en apoyo a la lucha de los bananeros y contra la la Ley 30, debiendo enfrentar también una brutal represión que concluyó con la detención de 157 estudiantes del Colegio Artes y Oficios que participaban del cierre de la vía Transístmica junto a estudiantes de la Universidad de Panamá.

Antonio Fletcher, vicepresidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) aseguró a los medios que “el problema de Bocas del Toro se va a trasladar al resto del país” y que la junta directiva de la entidad patronal se mantiene funcionando en sesiones permanentes, preocupada por la magnitud de la resistencia obrera.

A pesar de la represión, que incluyó un toque de queda, los enfrentamientos no cesan y la huelga sigue en pie, acompañada por decenas de barricadas y movilizaciones que se extienden por todo el país. La huelga general ya se ha transformado en la consigna central de una gran cantidad de gremios, que ven en la heroica lucha de los bananeros el camino para derrotar la ofensiva patronal desatada a partir de la sanción de la reaccionaria Ley 30.

En esta nota

También te puede interesar:

El gobierno de Cortizo busca descargar el peso de la crisis sobre la población.
El gobierno regatea la entrega del bono solidario y los bolsones de alimentos.
El gobierno impone medidas de salvataje del gran capital
Lucha de barricadas en las principales ciudades contra el aumento de tarifas y por la renacionalización de las empresas de servicios públicos