23/07/2019

Los boricuas levantan la apuesta: centenares de miles por la renuncia del gobernador de Puerto Rico

La rebelión que desde hace 10 días se procesa en Puerto Rico por la renuncia del gobernador “Ricky” Roselló, tras la revelación de escandalosos intercambios de chat con sus colaboradores, batió este lunes un nuevo récord histórico: en una isla con 3 millones de habitantes, entre 800 mil y un millón se movilizaron por las calles de San Juan (la capital) y todo el país.


La marea humana fue la respuesta del pueblo boricua a las declaraciones que brindó Roselló en un Facebook Live, donde se limitó a anunciar que renunciará a la presidencia de su partido y que no se presentará a la reelección de 2020, pero que continuará en el cargo ejecutivo. En la marcha se multiplicaban las banderas de “660.510+1”, que daban cuenta de una rebelión que supera el número de votos que consagraron a Roselló en el Ejecutivo.



“La huelga nacional, secundada por sindicatos, universidades y activistas de todas las edades, paralizó la isla: los cruceros cancelaron las paradas en San Juan, el principal centro comercial no abrió sus puertas y las tres universidades más grandes cancelaron las clases”, resume El País (23/7) siguiendo a medios locales. La jornada contó nuevamente con la presencia de los afamados artistas que han acrecentado el impacto internacional a la medida, y los activistas destacaban una amplia participación de la juventud.


Se replicó a su vez en numerosos puntos de Estados Unidos y del mundo donde se halla la masiva emigración puertorriqueña, víctima de las políticas de ahogo colonial por parte del imperialismo yanqui y sus gobiernos títeres en la isla.


Las protestas irrumpen en una región convulsionada en los dos últimos años por la rebelión haitiana contra el gobierno de Jovenal Moïse, las protestas masivas en Honduras contra la reforma educativa y de salud del gobierno criminal de Juan Orlando Hernández, la lucha de las masas nicaragüenses contra el gobierno de Daniel Ortega, y las huelgas de estatales y docentes en Costa Rica.



Los partidos patronales trabajan en un intento de contener la erupción popular y procesar un recambio “ordenado” del repudiado Roselló. En ese marco se ubica el inicio de un proceso en la Asamblea Legislativa (donde tiene mayoría el oficialista PNP) que podría llevar al impeachment, y la agitación por parte de Carmen Yelín Cruz, alcaldesa de San Juan ligada a Sanders. Trump reparte sus insultos entre Roselló y esta última.


Tanto los sindicatos como las organizaciones políticas convocantes limitan su planteo al de la renuncia de Roselló, e incluso desde algunos gremios se presenta la misma como una posibilidad de echar paños fríos al proceso. Algunos sectores extienden su programa a una auditoría de la deuda externa y de las gestiones públicas y la revocatoria de la ley Promesa, con la que Estados Unidos impuso una Junta de Supervisión Fiscal del gigantesco ajuste en curso en pos del pago de la deuda.


La gigantesca alza de masas muestra la necesidad, sin embargo, del desarrollo de un programa que ligue la lucha por la caída de Roselló con un planteo orientado al gobierno de los trabajadores, que es el único capaz de romper con esta sumisión colonial, rechazando el pago de la deuda, y por la independencia de Puerto Rico.

También te puede interesar: