15/05/2018

Marchas y repudio a la masacre contra el pueblo palestino

El Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino se movilizó esta tarde a la Embajada de Israel en repudio a la masacre de más de 60 palestinos ocurrida ayer en la frontera entre la Franja de Gaza e Israel.


La protesta, en la que participaron organizaciones de izquierda y de Derechos Humanos, fue parte de una ola de movilizaciones de repudio a nivel internacional, que incluyó a países europeos, Turquía, Líbano y Sudáfrica. Aunque minoritarias, hubo también protestas en Tel Aviv. En el territorio palestino se desenvolvió una huelga que paralizó los colegios, universidades, el comercio y las industrias. La represión a las protestas de hoy en esa región se cobró una nueva víctima.


En la concentración frente a la Embajada en Buenos Aires se leyó un documento y dirigió la palabra Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo. El legislador del PO-Frente de Izquierda por la Ciudad, Gabriel Solano, estuvo presente y señaló que “lo que se está llevando adelante es la solución final que aplica el estado sionista junto al imperialismo contra el pueblo palestino, tanto en Cisjordania como en Gaza”. Y cuestionó al gobierno de Macri, que al momento de esta masacre negociaba con Trump las condiciones del salvataje del FMI.



Repudio al ataque sionista

Estamos movilizándonos a la embajada de Israel en repudio a la matanza que se está perpetrando contra el pueblo palestino


Posted by Gabriel Solano on Tuesday, May 15, 2018


La masacre de ayer, precisamente, coincidió con la inauguración de la nueva embajada norteamericana en Jerusalén, ciudad que Donald Trump “reconoció” unilateralmente como capital de Israel, en una descarada provocación contra los pueblos árabes, como parte de la escalada belicista que el imperialismo desarrolla contra Siria, Irán y en toda la región.


La matanza contra una movilización a la frontera de 40 mil palestinos es la más mortífera de las que el ejército sionista provocó contra las marchas por el retorno, que comenzaron hace algunas semanas en las vísperas del 70 aniversario de la fundación del Estado de Israel y de la Nakba, que recuerda cada 15 de mayo el desalojo de cientos de miles de palestinos y la destrucción de cientos de aldeas.


En total, el ejército sionista ha fusilado con armas de fuego a 114 manifestantes y ha herido a varios miles en las protestas de estas semanas. El editorial del diario israelí Haaretz (15/5) dice sobre la protesta de ayer: “ningún soldado o residente israelí resultó herido. Israel, por otro lado, actuó contra los manifestantes desarmados con disparos de francotiradores”.


Ese mismo editorial constata que las represiones no surten efecto porque esa población “no tiene nada que perder”. En efecto, la Franja de Gaza es una prisión a cielo abierta: cercada por Israel y Egipto, “alrededor del 80 por ciento de la población depende de la asistencia humanitaria y  experimenta apagones regulares y alto desempleo” (Al Jazeera, 30/3), del orden del 40%.


A la par, el gobierno de Netanyahu ha profundizado la política de construcción de asentamientos en Cisjordania, cuyo territorio está en un 60% bajo control civil y policial de Israel. “La Administración Civil de los militares está planeando una oleada de asentamientos judíos en el Valle del Jordán. En diciembre pasado, el Ministerio de Vivienda anunció que 10.000 nuevos habitantes se mudarían a la región” (Al Monitor, 10/5).


Esta política de colonización ha convertido al territorio palestino en un conjunto de cantones aislados y vigilados militarmente.


Denunciamos la opresión del sionismo contra el pueblo palestino y la guerra imperialista en Medio Oriente. Por una Palestina única, democrática, laica y socialista. Por una federación socialista de estados del Medio Oriente.


Te puede interesar: Trump y Netanyahu escalan la guerra imperialista en Medio Oriente

También te puede interesar:

Agencia del sionismo y los gobiernos derechistas latinoamericanos.
Dinamarca - Líbano - Palestina.
Nuevas movilizaciones contra la banca y el gobierno.
Cada vez más desacreditada ante la población.
El debut cinematográfico de Barlett Sher, sobre los acuerdos secretos entre la OLP y el Estado de Israel en 1993, los convierte en un drama interpersonal a gusto del imperialismo norteamericano.
Los límites de Bennett-Lapid.