07/09/2000 | 679

Montevideo: otra gran victoria de Adeom

Solidaridad con los trabajadores municipales de Montevideo

La asamblea general fue realmente masiva: concurrieron más de 3.000 compañeros, concientes de que había muchas cosas importantes en juego.


En los días previos, el FA-Encuentro Progresista había lanzado una campaña en los medios contra la directiva de Adeom y los trabajadores municipales. Sus funcionarios salieron a declarar que la ‘productividad’ de los municipales era bajísima, que los salarios eran muy altos. Argumentaron que la movilización del gremio era el resultado de un «complot de la ultraizquierda contra el gobierno progresista» (y no, como saben los trabajadores, su legítima defensa frente a la rebaja de ingresos y los intentos de flexibilización laboral de la Intendencia). Yendo a fondo, los burócratas frenteamplistas amenazaron con que el gobierno municipal privatizaría todos los servicios en que hubiera conflictos.


Al mismo tiempo, la Lista 3 (del PC y el PS, con el respaldo del MLN-Tupamaros) lanzó, con el apoyo de la burocracia del PIT-CNT y la dirección del FA, una campaña, ampliamente difundida por la prensa, para destituir a la directiva de Adeom, a la que acusaban de «hacerle el juego a la derecha». Planteaban, además, votar una «nueva plataforma» que eliminara algunos de los puntos centrales establecidos en el anteproyecto de convenio aprobado en mayo: el reclamo de un salario mínimo de 9.000 pesos y la recuperación salarial y el reclamo de la re-municipalización de todos los servicios y trabajadores privatizados y tercerizados.


 


El desarrollo de la asamblea


Al comienzo de la asamblea se leyeron las adhesiones de varios sindicatos uruguayos y numerosas adhesiones de sindicatos y organizaciones obreras argentinos (fruto de la campaña de solidaridad que viene desarrollando el PO), así como también las de Jorge Altamira por el Partido Obrero y de los diputados de Izquierda Unida.


La mayoría de las intervenciones apuntó, no como pretendía el FA, contra la directiva de Adeom, sino contra la política represiva y antiobrera de Arana. Así, cuando se puso a votación el anteproyecto de convenio, más del 80% de la asamblea rechazó la maniobra de los representantes políticos del gobierno y ratificó el proyecto aprobado en mayo. Seguros de que marchaban a una nueva derrota, el PC y el PS no siguieron adelante con su planteo de derrocar a la Directiva.


Inmediatamente, la asamblea aprobó los pasos de movilización necesarios para imponer el nuevo convenio. Facultó al Ejecutivo a tomar las medidas que considerara convenientes y reclamó un aumento inmediato de emergencia de 500 pesos (el ajuste de inflación que el gobierno municipal debería haber hecho en agosto) y la anulación de los recortes de ingresos. Se votó la reunión semanal del plenario de delegados para organizar las movilizaciones y las asambleas de base y se mandató al Ejecutivo para que convoque a un paro de 24 horas en caso de la privatización o flexibilización de algún servicio.


Al término de la asamblea, más de 500 compañeros marcharon hacia el Palacio Municipal. Las pancartas reclamaban «¡No a la rebaja de ingresos. No a las privatizaciones!» En la explanada del Palacio, los municipales le cantaron al gobierno del FA: «¡A ver, a ver, quién fija los salarios, la clase obrera o el Fondo Monetario!».


La masividad y combatividad de la asamblea le impuso un primer recule al gobierno frenteamplista, que finalmente debió acceder a recibir a la directiva de Adeom (a lo que se negaba desde julio). En los próximos días comenzarán las discusiones para la renovación del convenio colectivo y el plan de movilizaciones de Adeom.


 


Una victoria política para la lucha por la independencia de clase


El intento del Frente Amplio de quebrar a la vanguardia obrera del gremio municipal ha sido, por ahora, derrotado. El desenlace de la lucha dependerá del grado de preparación del plan de lucha y de la huelga, única vía para hacer retroceder al gobierno frenteamplista y su política antiobrera y privatizadora.


El Frente Amplio ha sufrido una derrota política. La votación de la asamblea y el escasísimo respaldo obtenido por los representantes políticos del gobierno muestra que una amplia franja de trabajadores ha tomado conciencia, a través de su experiencia concreta de lucha, del carácter antiobrero y patronal de la coalición «progresista».

También te puede interesar:

Vamos por el congreso del FITU para potenciar a los trabajadores, a los luchadores y a la perspectiva obrera y socialista. Escribe Eduardo Salas
Panorama político de la semana.
No hay igualdad entre oprimidos y opresores. Abajo la masacre sionista sobre Palestina.
El canje de Leliq por bonos del Tesoro prepara las condiciones para una corrida bancaria.
El pronunciamiento sobre la negociación con el FMI que reúne a Daer, Moyano, Boudou, Insfran, Micheli, Zaffaroni y otros. Escribe Néstor Pitrola.