14/10/2020 | 1607

Noticiero internacional

Movilización en Indonesia contra la reforma laboral

Irrupción obrera en Indonesia

El presidente Joko Widodo y el Parlamento indonesio impusieron, el pasado lunes 5, una “ley ómnibus” que implica una reforma laboral antiobrera: barre con el salario mínimo general como referencia y lo reemplaza por los regionales, que son más bajos; reduce la indemnización por despido; elimina licencias por maternidad y enfermedades, y otras. Al mismo tiempo, la normativa relaja las normas de protección ambiental. El gobierno quiere seducir con este plan las inversiones extranjeras y competir con otros países de la región que tienen salarios más bajos (Vietnam, Tailandia, etc.). Indonesia no escapa hacer frente a la crisis económica producto del Covid-19.

La respuesta a la ofensiva oficial tuvo lugar en las calles: millones de trabajadores pararon durante 72 horas, desde el 6 de octubre, en una medida convocada por la Confederación de Sindicatos de Indonesia (KSPI), la Alianza del Congreso de Sindicatos de Trabajadores de Indonesia (Kasbi) y el Movimiento Trabajo para el Pueblo (Gebrek). El movimiento estudiantil también ganó las calles en repudio a las reformas. El gobierno reprimió duramente las movilizaciones. La irrupción obrera en Indonesia forma parte de otros grandes procesos huelguísticos en el último período a nivel global (Estados Unidos, Francia, Bielorrusia, Irán, etc.)

Leé más aquí.

Perú: paro de 48 horas de los trabajadores de la salud

Un paro de 48 horas ocupó las calles peruanas el martes 29 y miércoles 30 de septiembre. Más de diez mil trabajadores de la salud, hartos de la pésima gestión sanitaria, salieron una vez más a manifestarse contra el gobierno de Martín Vizcarra. Exigen el inmediato abastecimiento de los hospitales de equipos de protección personal y que se garantice el confinamiento preventivo. A causa de la mala gestión del Covid-19, más de doscientos médicos han muerto y unos cuatro mil padecen coronavirus. Y, además, Perú tiene la tasa de mortalidad más alta del mundo. Todo esto replantea la necesidad de centralizar el sistema de salud, triplicar su presupuesto y la formación de comisiones de seguridad e higiene en los barrios y lugares de trabajo.

Represión y deportaciones contra una nueva caravana migratoria

Una nueva caravana de migrantes partió el miércoles 31 desde Honduras, con rumbo a Estados Unidos. Fueron reprimidos en la frontera hondureña, pero miles lograron ingresar de todos modos a Guatemala, con dirección a México. Rápidamente, los gobiernos de estos tres países salieron a enfrentar la caravana. El gobierno guatemalteco deportó a la mayoría de los migrantes y el gobierno mexicano acusó a los mismos de actuar bajo un móvil político. El trasfondo de las caravanas migratorias es la desesperante situación social de Centroamérica. En Guatemala, la pobreza abarca a la mitad de su población y en Honduras podría trepar al 70% (EFE, 30/9). A su vez, poseen tasas de homicidios de las más altas del mundo. Estas problemáticas preexistentes se agravaron con la pandemia del Covid-19 y la pésima gestión de sus gobiernos. El imperialismo, promotor de dictaduras sanguinarias y gobiernos reaccionarios en la región, es responsable también de este hundimiento social.

Más información aquí.

En esta nota