13/12/2020

Perú: obreros mineros en protesta indefinida

Contra los despidos y por la eliminación de las tercerizadas.
Agrupación Vilcapaza

Foto: Luis Javier Maguiña

Publicamos a continuación una colaboración enviada por la Agrupación Vilcapaza de Perú sobre las luchas y la agitación que recorre a los decisivos trabajadores mineros. Esto en el marco de un gobierno débil, un Congreso cuestionado y la impresionante huelga de los trabajadores rurales. En el Perú se va planteando de nuevo la lucha por “que se vayan todos”, por el paro nacional y la convocatoria a una asamblea constituyente (con poder).

El miércoles 9 de diciembre, después de más de un año de “mecidas” y gestiones públicas estériles (desde la huelga general del 11/9/19), se dio inicio a la protesta indefinida de los agremiados a la FNTMMSP, la federación de trabajadores mineros de Perú.

Es el caso de sindicatos como Nexa Resources – Atacocha, integrada por más de 160 obreros (que están con sus esposas), que han viajado desde Cerro de Pasco hasta la capital, para exigirle al gobierno de Francisco Sagasti que respete la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo y de respeto a los derechos laborales, las que se están infringiendo con la “política neoliberal” de protocolos ineficaces y suspensiones perfectas de labores y/o ceses colectivos. Asimismo, los trabajadores rechazan el despido selectivo de dirigentes sindicales, que se dan en el marco de una agresiva ofensiva pro patronal que aprovecha la pandemia y que tiene como fin la recuperación de su tasa de ganancia.

Además, se encuentran en lucha decenas de trabajadores del sindicato Contonga, que también fueron despedidos desde hace más de un año. Pese a que cuentan con tres resoluciones ministeriales a su favor, hasta ahora la empresa sigue esquivando la Ley sin que el Estado haga prevalecer su autoridad debido a su propio carácter pro élite.

La olla común

En el desarrollo de la lucha, las mujeres mineras, con sus hijos al hombro, decidieron acampar en las afueras del Congreso de la República en señal de protesta. Son familias, como señalamos, que perdieron la estabilidad laboral/ingreso salarial hace varios meses atrás frente a la arrogancia pro patronal y sus políticos profesionales. Y es así como también decidieron organizar su olla común para poder sobrevivir en una Lima elitista y miserable (y que fuera abordada en el libro titulado “Lima, la horrible” del ensayista Sebastián Salazar Bondy), pero que tuvo la solidaridad de algunos jóvenes como el fotógrafo L. M., el movimiento Secundaria Combativa, La Red, entre otros.

Olla común que continúa en la avenida Abancay, Lima. Al costado del Congreso de la República.

Un nuevo sindicalismo combativo

Fueron dos días y dos noches de miedo, preocupación (por dormir en la intemperie con sus niños), angustia y rabia. Ira que se expresó el día viernes pasado al decidir tomar una parte de las instalaciones de la cartera de Trabajo. Aproximadamente a las 8: 00 am. ocuparon las instalaciones del Ministerio en cuestión, demandando respeto a sus derechos laborales. Inmediatamente, fueron amedrentadas por la policía para que desalojen el lugar.

La clase obrera no tenía otra opción. Meses sin pan y leche para sus hijos produjeron una medida radical exigiendo la atención del ministro Javier Palacios, quien, a pesar de conocer las decenas de resoluciones de Sunafil (Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral) multando a las empresas por infracciones laborales, hasta ahora se resiste a sentar en la mesa a la patronal y dar, de una vez por todas, soluciones concretas al drama humano que viven los trabajadores y sus familias.

Fueron 23 trabajadores (en su mayoría mujeres mineras), y el secretario general de la FNTMMSP, Jorge Juárez, quienes ocuparon las instalaciones hasta la tarde. Todo este tiempo les prohibieron alimentarse o tomar agua e ir al baño, lo que manifiesta el carácter represivo y reaccionario del régimen político policial. Este movimiento es parte del desarrollo del nuevo sindicalismo combativo.

Ese mismo día a las 2:00 pm se sumaron decenas de obreros del sindicato Raura por las mismas razones de lucha. Anteriormente hubo protestas de obreros de Scotiabank y Backus con quienes se hizo causa común frente a las abusivas políticas de Estado “neoliberales”. De esta forma, cientos de trabajadores bloquearon la av. Salaverry interrumpiendo el tránsito vehicular por algunas horas.

Momento en que las mujeres mineras y Jorge Juárez, sec. gral. de la FNTMMSP, “ocupan” el Ministerio

El rol de la cúpula de la CGTP

También estuvieron presentes algunos dirigentes de la cúpula de la CGTP, quienes a pesar de conocer que el secretario general Jorge Juárez y un grupo de trabajadores afiliados a la central habían ocupado el Ministerio en señal de protesta por la indiferencia del ministro, pues decidieron terminar con la toma de la avenida para luego retirarse sin sonrojarse ni mencionar en ninguna de sus declaraciones a la acción obrera combativa, demostrado su política de colaboración de clases.

Paralelismo sindical e ilegal

Y no es para menos, para los que ignoran y se reclaman mariateguistas, habría que informarles que, desde hace un tiempo atrás, se ha formado una autodenominada “Coordinadora de bases mineras” que en la práctica opera ilegalmente como un “paralelismo sindical” y que cuenta con la complacencia de la burocracia sindical que habla de “nueva Constitución”, pero que sigue en el Acuerdo Nacional que sostiene la Constitución reaccionaria de 1993.

En otras palabras, la FNTMMSP tiene que luchar, por un lado, contra la patronal imperialista minera, y por otro, contra el paralelismo sindical ilegal.

Nuevos sindicatos se suman a la protesta indefinida

La protesta indefinida convocada por la FNTMMSP (representa a 97 bases sindicales), también demanda que se transparenten las cifras de contagios y muertos por Covid-19, que se encontrarían entre una de las más grandes a nivel del sector laboral (según Convoca.pe, en agosto habían más de 12,000 contagiados), así como la simplificación del trámite de libertad y huelga sindical. Otra demanda es la regulación de las jornadas atípicas que se han impuesto arbitrariamente por parte de la patronal obligando a los trabajadores a laburar un mes (y hasta dos meses), violando las 8 horas diarias o 48 horas semanales (que exige la resolución 4635-2004 del Tribunal Constitucional de Toquepala).

Estas demandas, así como el esclarecimiento sobre dónde están los 800 millones de Fondoempleo, están vinculadas a la necesidad de instalar una Mesa Tripartita con el Ministerio de Trabajo y la SNMPE (Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía), que la FNTMMSP está exigiendo hace tiempo. No obstante, hasta la actualidad no existe ninguna voluntad de diálogo. Esto, a pesar que la minería ha sido uno de los sectores económicos que no ha paralizado durante la cuarentena (a pesar de no ser servicio esencial) y ha seguido acumulando millonarias ganancias.

Justamente, Nexa Resources, que obtuvo 95 millones de soles en ventas, también fue beneficiada por el plan de salvataje estatista Reactiva Perú con 10 millones (que a pesar de tener como fin evitar los despidos, termina haciendo lo que se le da la gana por tener al régimen político capitalista de su lado).

Sin embargo, la acción directa del viernes demuestra varias cosas. Primero, la combatividad de la clase obrera minera que rompe con el método aggiornado al régimen “neoliberal” de la burocracia cegetepista, lo que es una expresión de la nueva etapa de recomposición del movimiento obrero. Y segundo, una manifestación de la conflictividad que se está incubando en este sector que es uno de los más golpeados por la pandemia y la crisis política y económica.

Durante los próximos días, otros sindicatos como el de Shouxin Perú, Santa Luis de Huanzalá, entre otros, se estarán sumando a la protesta por las demandas ya señaladas como aumento de salarios y por el respeto a la jornada laboral y negociación colectiva.

Esta lucha recién comienza. Y la solidaridad combativa y de clase será un factor importante para conquistar la victoria.

Por una coordinadora por el plan de lucha y el paro nacional

Bajo este nuevo escenario de debilidad del régimen político, de explosividad y de ascenso de la lucha de clases (con tendencia a favor de la clase obrera), urge la organización de un plan de lucha y un paro nacional que articule todas las demandas populares embalsamadas que le dé una perspectiva de “poder popular” y de desarrollo de una correlación de fuerzas con el fin de conquistar un gobierno de los (as) trabajadores (as). Para esta tarea, se hace menester que todas las centrales sindicales y el movimiento juvenil y popular desarrollen una coordinadora nacional como embrión del “nuevo orden socialista”.

En esta nota

También te puede interesar:

Por la total independencia de los trabajadores.
Paraguay - Estados Unidos - Canadá - Senegal.
Llevar la derechización de Castillo a fondo.
Movilizar a los trabajadores contra el fraude exige levantar sus reivindicaciones.