17/06/2010 | 1133
ANTE EL “AJUSTE”

Qué pasa en Francia

Ante el proyecto del gobierno sobre las jubilaciones (aumento de la edad de retiro de 60 a 63 años, mayores aportes de los trabajadores “activos”), la CGT y la CFDT convocaron a una nueva jornada de lucha para el jueves 24 de junio. La confederación Force Ouvrière, por su lado, llamó a una movilización “por la huelga general” y contra los planes de ajuste de Sarkozy para el 15 de junio.

La primera jornada de lucha del 27 de mayo fue más que mediocre y no sólo por la lluvia. Las manifestaciones no fueron muy masivas y menos aún entusiastas. Las direcciones sindicales imponen la repetición de lo que hicieron en el primer semestre de 2009, con una llamada “plataforma unitaria” para enfrentar la crisis: manifestaciones cada mes y, finalmente, una aceptación sin condiciones de los planes del gobierno, bajo el pretexto de que “podría haber sido peor”.

Pero entre el episodio de 2009 y el actual se produce el agravamiento de la crisis. La población manifiesta de diversas maneras su oposición al gobierno y su exasperación ante la degradación social. Se desatan luchas, aunque aisladas, de resistencia obstinada y violenta a los planes del capital. El humor social tiende más bien a la revuelta que al consenso.

El gran obstáculo, sin embargo, es la adaptación de la izquierda. Una vez más se comporta como si el gobierno ya hubiera ganado la batalla de las jubilaciones. El PS está preparando las elecciones de 2012 y el PC y el resto de la izquierda antiliberal trata de ganar su lugar desde ahora. Las direcciones sindicales tratan de arañar algún guiño de ministros y consejeros del príncipe.

En el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), lamentablemente, el seguidismo y la adaptación a las direcciones sindicales son escandalosos y su apelación a la unidad se limita a acuerdos con las cúpulas de los otros partidos de izquierda para no hacer nada.

Es la repetición general de 2009 y del fracaso de la lucha contra la privatización del correo. Ahora se caracteriza que el 27 de mayo “fue un éxito” y se prepara la nueva jornada del 24. El colectivo nacional sobre las jubilaciones (que agrupa a los partidos políticos, incluido el NPA y corrientes sindicales) llama, por su parte, a una kermesse musical para el 28 de junio.

Hay que agitar otro programa, que ponga a la orden del día la defensa de todas las jubilaciones con una plataforma elemental centrada en las reivindicaciones de la mayoría de los asalariados por una jubilación que mantenga los ingresos del salario, con un mínimo vital, cualquiera que sea la trayectoria ocupacional. Ninguna negociación con el gobierno y por el retiro inmediato de sus propuestas y su proyecto. Impulsar las movilizaciones, las manifestaciones y la huelga. Estructurar comités de acción e imponer la lucha unitaria.

En esta nota