04/06/2020 | 1596

Rebelión en el imperio: Fuera Trump

Las protestas por el asesinato de George Floyd en manos de la policía de Minneapolis se han transformado en una verdadera rebelión en Estados Unidos. Han confluido con los familiares y comunidades de víctimas de crímenes policiales anteriores, algunos muy recientes. Pero rápidamente se sumaron muchísimos más.


Una rebelión popular toma esta dimensión cuando madura la impugnación a todo un régimen político, económico y social. Se enfrenta al Estado que ampara la policía brava, que humilla y golpea a negros, latinos y jóvenes.


Pero también al que rescata al gran capital con fondos millonarios, mientras condena a la miseria a las mayorías populares.


Se repudia al Estado que se complota con los empresarios para forzar la vuelta al trabajo, sin importar el costo en vidas humanas que pueda significar.


Se rebelan contra el Estado que ha permitido despedir de su trabajo a un cuarto de la población en tres meses, una verdadera masacre social.


Se rebelan contra un régimen político que niega el acceso a la salud pública, incluso ante la muerte de 100 mil habitantes.


Reclaman abolir la policía luego de que los reformadores y progres hayan perfeccionado el aparato de opresión junto a los derechistas.


Mientras Trump convoca el ejército y refuerza la represión, la rebelión se ha extendido a cada esquina del país y ha despertado una enorme solidaridad internacional.


La rebelión en el imperio golpea a los saqueadores capitalistas a nivel internacional, sea el FMI o los BlackRock, que extorsionan con ajustes a todos los pueblos del mundo.


Es un golpe a la política de Alberto Fernández y CFK, de buscar el apoyo de Trump para reestructurar la deuda usuraria.


Se impone una conclusión elemental: apoyemos al pueblo de Estados Unidos, haciendo nuestra propia rebelión contra los compinches de Trump, estableciendo el no pago de la deuda y la nacionalización de la banca.


Los trabajadores y explotados del mundo entero tienen los ojos puestos en la lucha de los trabajadores y jóvenes de Estados Unidos. Su triunfo será una señal de avance contra el imperialismo y el capital, en momentos de la crisis más severa de su historia.

También te puede interesar:

La llegada de Biden y las tensiones EE.UU.-China. Escribe Pablo Heller.
La trayectoria del nuevo presidente norteamericano.
Trump coquetea con un golpe de Estado. Debe ser rechazado por la acción de la clase obrera.
Biden se acerca al triunfo, Trump denuncia fraude y quiere judicializar el resultado.