28/08/2020

“Resolver la crisis de dirección revolucionaria de la clase obrera es imperioso”

Intervención de Patricia Jure en la charla "Actualidad y vigencia del legado de León Trotsky"

A continuación, compartimos la intervención de Patricia Jure en la charla «Actualidad y vigencia del legado de León Trotsky», realizada el viernes 21, en la que participaron referentes del Frente de Izquierda – Unidad.

Buenas noches, compañeras, compañeros. Me parece sumamente importante lo que estamos haciendo. No sé si somos conscientes, y por eso quiero reforzar y reivindicar, en primer lugar, estas jornadas convocadas en el marco de la Conferencia Latinoamericana y de los Estados Unidos, con más de 50 organizaciones. Por sus debates, por sus resoluciones, que tienen en la agenda concentraciones y actos, como recién se dijo, en las embajadas de Estados Unidos de todos los países, para apoyar la rebelión del pueblo norteamericano, para rechazar la injerencia imperialista en América Latina y por el no pago de las deudas externas de todos los países, de todos los pueblos oprimidos.

También resolvimos impulsar movilizaciones el 28 de septiembre, es un día de lucha en América Latina y el Caribe por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, levantando también una consigna fundamental, que es la “separación de las iglesias del Estado”.

Hemos votado, además, diez puntos programáticos, que están contenidos en el documento “Un nuevo escenario en Latinoamérica y la necesidad de una salida socialista y revolucionaria”. Esto es muy importante, porque estamos hablando de resoluciones, que son el aspecto práctico de una actividad común para el desarrollo de la izquierda revolucionaria. Por eso quiero saludar la extraordinaria movilización que hemos desenvuelto, aún en medio de la pandemia, para poder reunir a miles de personas, de militantes revolucionarios de distintos puntos del planeta, que estamos aquí para actuar como un frente único ante la crisis capitalista y por la tarea de los revolucionarios por el socialismo. De otra manera, creo yo, que no tendría sentido, sería un encuentro de teóricos, una pérdida de tiempo, sin ninguna perspectiva.

Por eso, lo nuestro, compañeras, compañeros, esto que estamos haciendo acá es el mejor homenaje a nuestro camarada León Trotsky, y a su valiosa herencia, por su vigencia y por la necesidad de llevarla a la victoria para la humanidad entera. ¡Tremendo objetivo nos estamos proponiendo!

Nos encontramos, como se está planteado en las intervenciones anteriores, en una etapa de rebeliones, en una segunda tanda de rebeliones que se están viviendo en Latinoamérica y, por supuesto, también las ofensivas de la burguesía, golpes, como en Bolivia, la precarización laboral, la desocupación, una verdadera masacre social sobre las masas, que están expuestas al hambre, al coronavirus e, incluso, a la muerte.

Es por eso que Trotsky -en esta reivindicación que hacemos a los ochenta años de su asesinato-, que luchó en la adversidad de la persecución política, previa a la Revolución de Octubre, que jugó un papel fundamental en la misma revolución, luego en el gobierno y en la guerra civil, que volvió a la adversidad de la expulsión y la persecución stalinista en el exilio, jamás, jamás se permitió dejarse doblegar por las adversidades, en ninguna de las circunstancias. Hay una frase suya, que por ahí es importante recordar, “el que se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir”, nos tiene que interpelar contra los impresionismos que reducen las acciones colectivas a los avatares personales. Algo que los revolucionarios nunca, jamás, debemos perder de vista.

Hoy, cuando las rebeliones recorren el mundo, resolver la crisis de dirección revolucionaria de la clase obrera es imperioso, es urgente. Y ese camino pasa por la construcción de partidos militantes, de combate, partidos del bolchevismo, que educan a sus militantes para ponerse en la primera línea de la lucha, allí donde hay un oprimido, un vilipendiado, un explotado, un agraviado por los explotadores, por sus gobiernos y por todas las burocracias sindicales.

Por eso, un partido de combate rechaza las expectativas democratizantes y los armados electoralistas de conciliación de clases, que son una vía muerta para nuestra clase y una vía muerta para la gran batalla que tenemos, de conquistar al terreno de la independencia política a la clase trabajadora y que se disponga a luchar por el poder. Bajo esas condiciones, los partidos revolucionarios, sus militantes y sus direcciones nos ponemos a prueba todos los días. Lo nuestro es separar a la clase obrera de las expectativas en sus verdugos y el gran caballo de Troya que es el nacionalismo burgués, con quien gobierna este stalinismo rancio en la Argentina.

Desde Neuquén, una provincia donde se han librado profundas luchas de clase, tierra de puebladas y rebeliones populares, desde el Partido Obrero estamos muy comprometidos en la construcción de esa alternativa obrera y socialista. Y las bancadas, que conquistamos colectivamente por el Frente de Izquierda, ahora por el Frente de Izquierda-Unidad, en un terreno de la burguesía, es una tribuna de denuncia del régimen, de organización de las luchas, potenciándolas, a pesar de los ataques del Estado y la Justicia. ¿Qué esperábamos, si no? Vamos construyendo una vanguardia de independencia de clase con el “Programa de Transición”, levantando las banderas de León Trotsky.

Hoy, ese laboratorio de crisis capitalista, combinado con la pandemia, nos da la oportunidad de superar la adversidad de nuestra época, comprendiendo que el futuro se gana hoy, hoy, en el presente, construyendo partidos revolucionarios en todo el mundo y refundando la IV Internacional.

Por eso, esta es la más noble, la más altruista de las tareas a la que podemos dedicar nuestra vida. Para que la tierra sea el paraíso de toda la humanidad.

Muchas gracias.

También te puede interesar:

Declaración del Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad (30/9/20) PTS-PO-IS-MST
¿Unidad contra la “derecha” o frente único contra la política capitalista del gobierno? Una polémica con el PTS.
Actividades en Argentina, Brasil, México y Costa Rica
Un legado imprescindible a 80 años del asesinato de León Trotsky