08/10/1998 | 603

  Victoria de los pilotos de Northwest

El movimiento obrero norteamericano viene librando un conjunto de luchas sindicales de una creciente importancia. Las grandes huelgas de la UPS (en agosto de 1997) y la de la GM en Flint (abril/mayo de este año) fueron las expresiones más significativas de esta oleada de luchas que se extiende por todo el país y abarca a los más diversos gremios y capas de trabajadores.


La lucha en ascenso del movimiento sindical norteamericano es un componente decisivo de la crisis mundial en la medida en que enfrenta —y en un conjunto de casos ha logrado derrotar— la tendencia del capital a descargar el peso de la crisis sobre los trabajadores mediante las‘tercerizaciones’, la flexibilización, la rebaja salarial y los despidos. La huelga de los pilotos de la Northwest, que acaba de concluir con una victoria, se inscribe en este cuadro de ascenso general.


Después de tres semanas de huelga, los pilotos de la Northwest lograron imponer algunas de sus reivindicaciones fundamentales: la recuperación de la pérdida salarial que sufrieron en 1993 (15%), la derogación de la ‘doble escala salarial’, que establecía un salario menor para los pilotos más nuevos, garantía de empleo frente a la anunciada fusión de la empresa con la Continental, y la restricción de la política patronal de emplear empresas subsidiarias (que utilizan pilotos no sindicalizados) para los vuelos de corta distancia.


La de Northwest fue la primera huelga en una aerolínea en más de una década; desde entonces, cada vez que un gremio aeronáutico amenazó paralizar una aerolínea, el Ejecutivo intervino para impedirlo. Esta vez, pese a los reclamos de la patronal y de una parte de los gobernadores de los Estados más afectados por la huelga, su debilidad política le impidió a Clinton obligar a los pilotos a volar.


La victoria de los pilotos de la Northwest se inscribe en un ascenso más general de los trabajadores de las aerolíneas que se expresó en las victorias de las campañas de organización (afiliación) de los trabajadores administrativos de tierra de United Airlines y Continental y en el voto favorable a la huelga de los 38.000 trabajadores de los restantes cinco sindicatos —desde las azafatas a los técnicos de tierra— de la propia Northwest. La victoria de los pilotos es un punto de apoyo para estos trabajadores; por eso fracasó la tentativa patronal de oponer a los pilotos con el resto del personal de la empresa, que fue suspendido sin sueldo durante las tres semanas de huelga.


 

En esta nota

También te puede interesar:

El diputado del PO-FIT aseguró que "se está produciendo una nueva burbuja" y explicó por qué no votaría por Trump ni por Hillary.
Durante los últimos días, los candidatos han cruzado denuncias de abusos a mujeres y xenofobia. Se profundiza la crisis política.
Este atentado llegó desde el interior profundo de la descomposición de una franja importante de la sociedad norteamericana