fbnoscript
6 de mayo de 2015 | #1362

EXCLUSIVO DE INTERNET

UNT: Entre el avance privatista y la lucha docente-estudiantil

En la Universidad de Tucumán está sucediendo algo sumamente preocupante.

 

La Asamblea Universitaria, que había comenzado a reunirse con la tarea de reformar el Estatuto para incorporar algunas conquistas de la huelga de 90 días del año pasado (carrera docente, ciudadanía de los preuniversitarios, etc.) se ha transformado en una usina de conspiración contra la universidad pública y gratuita, así como en un terreno de disputa de la crisis de fondo que vive la UNT.

 

Gracias a un sistema de elección antidemocrático, esa asamblea se encuentra dominada por camarillas que quieren avanzar en la privatización educativa, el arancelamiento creciente, en mantener y profundizar las trabas al ingreso y al egreso de los jóvenes de la educación superior. Estos grupos son funcionales al vaciamiento presupuestario que ejecuta el gobierno nacional y partidarios de la asociación de la UNT con la megaminería contaminante, cuyos fondos administran sin control y bajo fuertes denuncias de corrupción.

 

El preámbulo de un nuevo ciclo de ajuste

 

En las tres últimas sesiones de la asamblea se dio un debate muy esclarecedor con relación al Preámbulo del Estatuto. Por mayoría, y votando en tres oportunidades, resolvieron excluir de esta "declaración de principios" el ingreso irrestricto. Algo similar pero con resultado contrario había sucedido con la gratuidad de los diversos niveles de educación universitaria, alertando sobre la orientación general de la asamblea.

 

La discusión integral del Preámbulo puso en evidencia el carácter privatista de las camarillas que gobiernan la UNT y su entrelazamiento con todo tipo de negocios y negociados, fundamentalmente con el de los postgrados pagos. Puso al desnudo también la conciencia que estos grupos tienen de la etapa que se viene con el próximo gobierno y la necesaria vuelta de tuerca en la privatización universitaria.

 

Los choques al interior de estas camarillas mostraron también el carácter vacilante del "ala progresista" (filo K y entrelazada con la actual rectora) -partidaria de algunos retoques cosméticos en el Estatuto- para enfrentar al bloque "derechista", de vínculos con el radicalismo.

 

La disputa al interior de la Asamblea Universitaria traduce, a su modo, la lucha política en el seno de la burguesía tucumana de cara a la sucesión de Alperovich. El papel claramente derechista y rabiosamente antieducativo que juegan las facciones de la UCR y el Acuerdo Cívico dan cuenta de lo que sería su política educativa en caso de ganar José Cano la gobernación.

 

La lucha docente-estudiantil

 

En ocasión de la última sesión de la asamblea, se realizó una importante concentración docente-estudiantil. El ataque en curso ha comenzado a mover capas tectónicas en el estudiantado tucumano, que viene de un reflujo. En esa concentración, desde la conducción de Adiunt denunciamos que las camarillas se las habían arreglado nuevamente para evitar discutir la carrera docente y el resto de los reclamos, y advertimos sobre el carácter privatista de los actores en juego.

 

La concentración había estado precedida de una importante asamblea docente, que había resuelto tomar el reclamo de la incorporación del ingreso irrestricto a la UNT, haciendo un llamado al movimiento estudiantil a una lucha común.

 

Un dato llamativo de la asamblea fue la posición del agrupamiento docente vinculado con el PCR, el cual dio una batalla para que la Adiunt apoyara "en bloque" el dictamen sobre carrera docente que elaboró la comisión de la Asamblea Universitaria, como un modo de enfrentar al ala derecha de la asamblea. Ese dictamen, sin embargo, establece el requisito de los postgrados (que son todos arancelados) para algunos cargos docentes y deja afuera a varias categorías de docentes preuniversitarios. La asamblea de Adiunt rechazó masivamente ese planteo.

 

Desde la conducción de la Adiunt hemos hecho un llamado al conjunto de la comunidad universitaria, a los estudiantes y al pueblo de Tucumán a sacar conclusiones de lo que está sucediendo en la universidad, a organizarse por medio de asambleas, autoconvocatorias y protestas, y a sumarse a la lucha en defensa de la universidad pública, gratuita en todos sus niveles, de ingreso irrestricto y donde rijan los derechos laborales de sus trabajadores docentes y no docentes.

 

Compartir

Comentarios