fbnoscript
19 de mayo de 2016 | #1411

TODOS AL CONGRESO DE LA UJS

Las lecciones de la pueblada educativa

No nos equivocamos cuando pronosticamos que el Congreso Nacional de la UJS -que se realizará este 28 y 29 de mayo en la Facultad de Medicina- tendría lugar en el contexto de grandes luchas.La marcha universitaria, y popular, de más de 70 mil personas que copó el centro porteño el jueves pasado fue la expresión más alta de una tendencia que recorre al conjunto del movimiento estudiantil y la juventud. Se trató de una verdadera pueblada educativa, como no se veía en muchos años, motorizada por el empuje de la huelga docente que puso en pie la dirección combativa de la Conadu Histórica.
Por Julián Asiner Presidente de la FUBA
Foto: Javier Entrerriano
 
No nos equivocamos cuando pronosticamos que el Congreso Nacional de la UJS -que se realizará este 28 y 29 de mayo en la Facultad de Medicina- tendría lugar en el contexto de grandes luchas. La marcha universitaria, y popular, de más de 70 mil personas que copó el centro porteño el jueves pasado fue la expresión más alta de una tendencia que recorre al conjunto del movimiento estudiantil y la juventud. Se trató de una verdadera pueblada educativa, como no se veía en muchos años, motorizada por el empuje de la huelga docente que puso en pie la dirección combativa de la Conadu Histórica.
 
Los miles y miles de manifestantes que llegaron hasta la Plaza de Mayo superaron los mecanismos de contención montados por el kirchnerismo, que restringió su protesta al Ministerio de Educación. La batalla política por el destino final de la movilización se decidió en los días previos, cuando masivas asambleas estudiantiles votaron abrumadoramente por llevar el reclamo hasta la Casa Rosada; o sea, al centro del poder político que ejecuta el ajuste, los tarifazos y el ataque a la universidad pública. La fuerza motriz de esta lucha política fueron la Fuba y la Conadu Histórica, sin las cuales no se hubiera logrado que la Plaza de Mayo desborde de denuncias contra los funcionarios que prometieron el desfinanciamiento de las universidades del conurbano, avalaron el fallo contra el ingreso irrestricto y señalaron que el boleto educativo no es prioridad ni está en la agenda del gobierno.
 
El desarrollo irrefrenable del movimiento de lucha hizo saltar por los aires todos los mecanismos de contención y regimentación, corporizados en los rectores y aparatos burocráticos oficialistas y ex oficialistas. El rector peronista de la UBA, Alberto Barbieri, y su agrupación Nuevo Espacio (Franja Morada), difundieron el día previo la mentira de un aumento de 500 millones para la UBA, con el único objetivo de desmovilizar. En realidad, se trataba de la subejecución de una partida para hospitales ya presupuestada en 2015, que implica aumento 0 (cero) para el Hospital de Clínicas -que sigue en estado vegetativo. Así y todo Franja Morada no tuvo más remedio que plegarse a la movilización bajo el peligro de quedar en el campo de Macri -como en 2001 había quedado en el de De la Rúa.
 
La cobardía del kirchnerismo, que rechazó sistemáticamente ir a la Plaza de Mayo, desoyendo el mandado de las asambleas de los centros que ellos mismos dirigen, se explica por su integración a las camarillas profesorales que dirigen las universidades y las burocracias de los sindicatos docentes y no docentes. Después de todo, como denunciamos desde Plaza de Mayo, el presupuesto que Macri ejecuta es el elaborado y votado por Kicillof y compañía cuando aún eran gobierno. La Cámpora no cuestiona la orientación privatista de la universidad que supone los convenios con multinacionales y las decenas de miles de docentes “ad honorem”. En Sociales, las asambleas y la toma de la facultad se concretaron contra el centro K.
 
En facultades que no dirigen, como Filo, también se opusieron a la ocupación, que fue masiva y ganó la atención de los grandes medios.
 
La izquierda no abordó la movilización de forma homogénea. La Mella-Patria Grande evitó pronunciarse por marchar a Plaza de Mayo. Su línea fue mantener los compromisos con decanos y agrupaciones K hasta el último minuto -se desplazaron a la Plaza una vez que constataron que la concurrencia era masiva. El papel de furgón de cola del kirchnerismo ya había tenido su antecedente negativo en La Plata, donde los acuerdos con los K bloquearon una marcha unitaria por el boleto a la Gobernación y llevaron a la división del movimiento.
 
El Congreso de la UJS debatirá a fondo las conclusiones de estas primeras luchas contra el gobierno macrista y votará resoluciones para profundizar este ascenso de la juventud. Ocupará un lugar central la campaña por la defensa de la de la Fuba y la Fulp como federaciones independientes y de lucha, contra el lastre que implica esta política de sometimiento al nacionalismo de Chevron y Lázaro Báez.
 
La pueblada universitaria, como los levantamientos de la Patagonia (Comodoro, Tierra del Fuego, Santa Cruz), desmienten la versión interesada que asimilaba la derrota de Scioli y el FpV a una derrota de las masas. La juventud y los trabajadores están poniéndose de pie y pueden quebrar el ajuste en curso. La condición es estructurar una dirección independiente, sin ataduras con el régimen, que despliegue todas las energías que anidan en el movimiento. A este objetivo estratégico apunta el Congreso Nacional de la UJS, que reunirá a miles en el aniversario del Cordobazo. Por la organización revolucionaria y socialista de la juventud.
 

Compartir

No cars.

Comentarios