fbnoscript
15 de diciembre de 2016 | #1441

Universidad de La Rioja: Patoteada al servicio de una reforma reaccionaria

Carla Deiana

Carla Deiana

en base a informe de Aylén - UJS La Rioja
La Asamblea Universitaria finalmente aprobó una reforma reaccionaria del Estatuto de la Universidad Nacional de La Rioja. Para hacerlo, la camarilla de la universidad recurrió a las patotas de la burocracia sindical y de agrupaciones kirchneristas, las cuales golpearon brutalmente a estudiantes que repudiaban el método antidemocrático con el que se trató esta reforma, arrancada tras la pueblada de 2013 que echó al ex rector Enrique Tello Roldán -precisamente para democratizar la vida universitaria.
 
La reforma estuvo a cargo de una comisión ad hoc de 22 personas pertenecientes exclusivamente al Consejo Superior, que sesionaron recluidas en un lugar apartado del predio universitario, acordando una reforma de espaldas a la mayoría que estudia y trabaja en la UNLaR. Incluso los representantes de los consejos directivos fueron excluídos de los debates.
 
Frente a esto, la Unión de Juventudes por el Socialismo y otras once agrupaciones resolvieron bloquear los accesos al anfiteatro a fin de impedir que sesionara la Asamblea Universitaria para exigir que se abriera un verdadero debate.
 
Para impedir esta lucha, se movilizaron las patotas del Movimiento Evita, del Movimiento de Participación Estudiantil, del Movimiento Popular, y las burocracias sindicales de Alicia Luna, del gremio no docentes, y de la docencia universitaria con Héctor Petrovich, secretario general del sindicato, quienes estuvieron a la cabeza. Muchas mujeres fueron golpeadas, entre ellas, Belén Romero, estudiante y compañera del Plenario de Trabajadoras y la UJS, que cayó desmayada por los golpes que recibió en la cabeza.
 
La Asamblea aprobó la reforma con los votos justos. La misma contiene artículos antagónicos a los reclamos que se levantaron durante la toma histórica de la UNLaR de 2013, que fue acompañada por más de 50.000 personas en la plaza central de la capital riojana para echar al rector Tello Roldán.
 
Durante la intervención en la Asamblea, el Consejero Directivo de la UJS reivindicó la movilización de los estudiantes y denunció la traición que significa esta reforma reaccionara. También repudió la tercerización de la represión del rector Fabián Calderón en agrupaciones kirchneristas, adictas a su gestión, contra la protesta estudiantil. Reclamó el derecho de todos los consejeros a tomar la palabra y caracterizó que esta reforma está al servicio del ajuste en la educación pública.

En esta nota:

Compartir

Comentarios