fbnoscript
18 de julio de 2017

Córdoba: patota de la UTA agrede a estudiantes universitarios

Por Corresponsal
UJS Córdoba
En la tarde del sábado, estudiantes nucleados en la asamblea interfacultades de la UNC –entre los cuales se encontraban compañeros de la UJS– fueron amedrentados por una patota de la burocracia de la UTA mientras realizaban un mural frente a la sede del sindicato en apoyo a los despedidos.
 
De forma prepotente, entre amenazas e insultos, la patota enviada por el interventor del sindicato pretende cortar cualquier acción en apoyo a los trabajadores. Este episodio ocurrió apenas 24 horas después del desafuero trucho a los delegados combativos que estuvieron al frente de la huelga. La burocracia, que durante todo el conflicto buscó la derrota de la lucha, trata ahora de desarticular a la organización antiburocrática de los trabajadores.
 
Las trolebuseras marcan el rumbo
 
Las compañeras de trolebuses son un orgullo de lucha. En los días más fríos del año, se encuentran en huelga de hambre, sosteniendo un acampe en las puertas de la municipalidad en reclamo de su inmediata reincorporación. Su lucha está rodeada de solidaridad y es un punto de reagrupamiento de esa organización obrera que la burocracia, las patronales y el gobierno pretenden destruir.
 
Los estudiantes apoyamos enérgicamente esta lucha. Se trata de una pelea estratégica contra el ajuste.
 
Rechazamos los métodos mafiosos y patoteros con los cuales intentan cortar la tendencia profunda que recorre al pueblo trabajador y que está presente en las luchas como la que protagonizan las compañeras de trolebuses, Pepsico y AGR-Clarín. A la alianza anti obrera de burocracia y el gobierno le oponemos la unidad de los trabajadores y estudiantes, en el camino estratégico de derrotar este ajuste. La masa es muy paciente; pero, así y todo, no es una arcilla con la cual se puede hacer lo que se quiera: transformemos nuestra indignación en energía que potencie la organización y la lucha, para barrer de los sindicatos y nuestras organizaciones estudiantiles a la losa pesada de las conducciones burocráticas. 
 
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios