fbnoscript
26 de julio de 2018

La Coordinadora de Estudiantes Secundarios de Salta conmovió al Senado en el debate por el aborto legal

Milo, de 16 años, denunció la injerencia de la Iglesia en el Estado provincial y la educación.
Por Flor Ruiz

La sexta audiencia en el Senado contó con la participación de Milagros Peñalba, de 16 años, representante de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios por el Aborto Legal (Cesal) -un frente de acción común que se conformó en Salta con estudiantes de colegios tanto públicos como privados confesionales, en el marco de la lucha por este derecho.

En su exposición Milo, como le llaman sus compañeras y compañeros, describió el cuadro de opresión al que están sometidas las mujeres en una provincia con alta injerencia de la Iglesia en la vida pública del Estado, principalmente en el ámbito de la educación. “Un cuarto de los embarazos son adolescentes. La verdadera rectora de la educación es la Iglesia, y te sancionan, te persiguen y te expulsan por presentarte a favor de esta ley”, marcó Milo, señalando a su vez que “hay un gran porcentaje de madres solteras, donde todos los días conocemos un nuevo caso de abuso sexual”, y denunciando la falta de educación sexual científica y laica, y de acceso a métodos anticonceptivos.

La Cesal, que comenzó con pequeñas reuniones de estudiantes sueltos interesados en el debate, fue tomando cuerpo y referencia en la medida en que las autoridades arremetían contra todo aquel que usara pañuelo verde, o se expresara en favor de la legalización del aborto. El estudiantado denunció las persecuciones y hasta espionajes por parte de directores, que llegaron a prohibir el uso de glitter y del color verde –en el Colegio Belgrano, las autoridades llegaron a citar a los padres de los estudiantes por aparecer a favor del aborto en fotos de Facebook. Así se constituyó una acción en común para enfrentar colectivamente los ataques del Estado a la libertad de expresión, y a la lucha de un movimiento en ascenso -que logró tirar abajo el decreto 1.170 con el que Urtubey bloqueó durante 6 años el acceso al aborto no punible. En esta línea, la Cesal fue convocante y organizadora de actividades y jornadas culturales, conjuntamente con el Frente de Artistas, y se prepara ahora para un estudiantazo el 31 de Julio.

En la misma audiencia intervino –aunque del otro lado de la vereda, y hasta pareciera que desde otro siglo– Abel Albino. Este médico mendocino, creador de la fundación Conin, es beneficiario de enormes acuerdos con el Estado nacional y los provinciales, algo en lo que el gobierno salteño pica en punta: mediante convenios millonarios, Urtubey ha integrado desde hace muchos años a Conin a los programas de atención a la primera infancia. Ahora, Conin colabora también con el “software” impulsado por Urtubey para “prever” qué niña o adolescente quedará embarazada. Las barbaridades de Albino retratan a los sectores clericales que se encuentran anquilosados en el poder de la provincia.

A dos semanas del tratamiento en el Senado, la conquista del derecho al aborto legal, la educación sexual y los anticonceptivos, dependerá más que nunca del despliegue de la fuerza popular que desató el movimiento de mujeres el pasado 13 de Junio, y que recorre como un fantasma las calles del interior del país.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios