fbnoscript
17 de marzo de 2005 | #891

Sergio Salgado y Martín Ogando, ganamos

Por Corresponsal
El martes 15, frente a una muchedumbre concentrada frente al Palacio de los Tribunales, finalizó el juicio contra los dirigentes estudiantiles Sergio Salgado, de la UJS, y Martín Ogando, de Praxis, con un gran triunfo. El Tribunal Oral Nº 4 desechó el reclamo de la fiscal, de 18 meses de prisión efectiva para los dos consejeros directivos de la Facultad de Sociales.
 
Durante los tres días que duró el juicio declararon decenas de testigos. Quedó en claro que se trataba de una causa política contra un movimiento masivo que hace seis años atrás desbarató las elecciones fraudulentas que habían organizado la Franja Morada y el Frepaso.
 
En los tres días de juicio, también se comprobó, y con creces, que el fraude y la manipulación de las listas eran una metodología habitual de la mafia shuberoffista, que en la Facultad de Sociales estaba representada por el centroizquierdismo frepasista, que tenía a la cabeza al ex decano Malimacci.
 
Los testigos aportados por la Fiscalía son, en la actualidad, funcionarios políticos de la Corporación del Sur del Gobierno de la Ciudad, o de otras dependencias del mismo gobierno, o del Ministerio de Bienestar Social de la Nación. Desde un punto de vista político general se trató claramente de un juicio del centroizquierdismo ibarrista y 'transversal' que vive de las rentas y del presupuesto del Estado contra la izquierda revolucionaria que logró desplazar a ese centroizquierdismo de sus posiciones en el movimiento estudiantil.
 
 
Extraordinaria campaña
 
La campaña que desarrolló la Federación Universitaria de Buenos Aires fue realmente impresionante. Se realizaron decenas y decenas de pintadas en la ciudad y se pegaron miles de afiches. La UJS, en el Gran Buenos Aires, también se sumó a la campaña, realizando varias pintadas en lugares claves del conurbano. Se publicó una solicitada en el diario Página/12 con miles de firmas de dirigentes políticos, sindicales, de derechos humanos, piqueteros, diputados, senadores, docentes e investigadores y federaciones y centros de estudiantes de todo el país.
 
Por la sala del Tribunal pasaron varios dirigentes políticos y sindicales y delegaciones de movimientos de lucha. En la puerta de Tribunales se realizó un corte de calle permanente, con actos públicos y un acampe con centenares de compañeros. Fue una lucha contra la criminalización de la protesta social y por la libertad de los presos políticos.
 
 
Derrota del gobierno y la Justicia
 
Los alegatos finales de los abogados de la defensa (de Apel, el Ceprodh y la Correpi) destruyeron la acusación de la Fiscalía.
 
En sus respectivos alegatos, Sergio Salgado y Martín Ogando reivindicaron su participación en la lucha del movimiento estudiantil, denunciaron que se quería enjuiciar a un movimiento de conjunto y masivo, y se definieron socialistas y enemigos irreconciliables del Estado burgués.
 
Los dos compañeros señalaron que el movimiento estudiantil ya había ajustado cuentas con la Franja Morada y el Frepaso, y llevado a la izquierda a la dirección del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales, de la mayoría de los centros de la UBA y de la propia Federación Universitaria de Buenos Aires.

Compartir