fbnoscript
14 de diciembre de 2018

Vamos al Campamento 2019 de la UJS

El curso central, una apuesta a la formación política
Por UJS
Comisión de formación política

Del 2 al 7 de marzo la UJS se prepara para un nuevo campamento de verano en las playas de Nueva Atlantis, a escasos kilómetros de Mar de Ajó. No por tradicional el campamento está exento de nuevos desafíos. Bajo la consigna “Fuera Macri y Bolsonaro, por la unidad socialista de América Latina” la UJS se prepara para una experiencia de formación política que tiene por objetivo comprender y abordar las tareas estratégicas de la etapa en curso.

América Latina concentra todas las contradicciones de la actual crisis del capitalismo en su fase histórica de declinación. El ascenso de los Bolsonaro y los Trump, asociado a una iniciativa militarista contra las masas, así como el reforzamiento represivo del tándem Macri-Bullrich, vuelve a colocar en la agenda política a la palabra “fascismo”. Es la misma crisis capitalista la que arrastra en la región el fracaso de los regímenes nacionalistas y progresistas de contención que se erigieron contra las rebeliones populares de la década pasada. Pero también a las crisis políticas que envuelven a los gobiernos derechistas que los sucedieron, a la luz de los límites que encuentran para descargar la bancarrota continental sobre los explotados en los marcos de la democracia formal vigente.

Así, el fascismo no se trata de un hecho consumado sino de una tendencia surcada por numerosas y violentas contradicciones. Se trata de abordarlo en su fase embrionaria, como al huevo de la serpiente. El curso central del campamento titulado “Fascismo, crisis y revolución. La década del ‘30 y la actualidad” se propone comprender este fenómeno en su raíz histórica. De allí que el curso se inicie con las experiencias fascistas del siglo XX en Europa, en particular en Alemania e Italia, que en el marco de la etapa de guerras y revoluciones dieron cuenta de cómo el capitalismo conduce a la barbarie y a la destrucción de sus propias fuerzas productivas si no es superado por la revolución social.

En este cuadro estudiaremos el camino sin salida que representan los frentes populares, es decir la alianza de la clase obrera y sus partidos con las burguesías pretendidamente “democráticas”, frente a los ascensos derechistas y/o fascistas. Los frentes populares tienen por definición la dirección política de una burguesía aferrada a un Estado basado en el monopolio de la fuerza contra los trabajadores y por norte el estrangulamiento de cualquier acción independiente de la clase obrera contra él. A partir de la experiencia de España y Francia dilucidaremos no sólo cómo los frentes populares abren paso a la reacción política sino también como la derrota de ésta sólo puede darse en el terreno de la lucha de clases.

De estos elementos nos serviremos para discernir la etapa en curso con sus continuidades y diferencias. En la tercera clase nos adentraremos en el proceso brasilero por el cual asciende al poder Bolsonaro, en el marco de una extraordinaria crisis de su régimen político. En continuidad con la experiencia histórica previa, la ofensiva derechista asociada a Bolsonaro es inseparable del fracaso de la experiencia frentepopulista del lulismo y el PT, que redunda en la desmoralización de la clase obrera a través de la oposición “democrática” a la derecha. Al igual que la tentativa de un “volveremos” de CFK con los pañuelos celestes y el FMI, la oposición al derechismo de las variantes nacionalistas de la burguesía continental no es sólo el camino para una derrota segura sino también un aliento al desarrollo de sus elementos fascistas.

La crisis capitalista que envuelve al continente no ofrece vuelta atrás. Y así como engendra las semillas del fascismo, también contiene la revolución. Se trata de una etapa que conduce a choques de fondo entre las clases sociales. Con la cuarta y última clase delinearemos este horizonte, que requiere el frente único de las organizaciones obreras y de la juventud en toda América Latina bajo una estrategia socialista para que la crisis recaiga sobre sus propios responsables: la clase capitalista que sólo puede sobrevivir a costa de un ataque gigantesco sobre las masas. Los trabajadores, la juventud y la izquierda deben alistarse para este desafío. Como lo fue antes, se trata de barbarie o revolución. Vayamos masivamente al campamento de la UJS por una gran experiencia de formación política.

En esta nota:

Compartir

Comentarios