fbnoscript
2 de enero de 2019

¿Por qué los intendentes del cordón no quieren que la juventud festeje?

Por Corresponsal
UJS-Partido Obrero de Cordón Industrial de San Lorenzo

En los últimos días de diciembre circularon comunicados y decretos de los distintos municipios del cordón industrial de San Lorenzo (Santa Fe) prohibiendo que los jóvenes se junten en el centro de las ciudades pasada la medianoche del 24 y año nuevo. De manera más explícita, Mariano Cominelli, intendente de Fray Luis Beltrán, sacó un decreto prohibiendo el aglomeramiento de personas en cualquier espacio público de la ciudad. Prácticamente un estado de sitio, con total de evitar la reunión de los jóvenes.

Los jóvenes de las distintas ciudades del Cordón Industrial de San Lorenzo año tras año para los días de las fiestas se van trasladando de ciudad en ciudad, expulsados por la policía que los amedrenta y desaloja de la vía pública, con la total complicidad de las intendencias. Lo sucedido en 2017 en Capitán Bermúdez es un claro ejemplo: el intendente Daniel Cinalli (PJ) directamente militarizó las plazas para evitar las reuniones en las fiestas.

Así, los intendentes llevan adelante una fuerte política de regimentación de la vida social de la juventud, acompañado de un reforzamiento policial que en ocasiones termina en requisas y represión.

Cominelli, tras anunciar el decreto, declaró que realizaban esta prohibición ya que no pueden garantizar la “seguridad” en estos tipos de eventos. La realidad de fondo es que los municipios del Cordón Industrial están sumergidos en una fuerte descomposición social, con bandas narco que se disputan territorio y ajustes de cuentas. La noche en el Cordón se ha transformado en tierra de estas bandas, que están fuertemente entrelazadas con la policía y los empresarios de la noche. La consecuencia última de esto, es el asesinato de jóvenes rehenes de esta situación, como fue el caso de Any Rivero en Capitán Bermúdez a la salida del boliche.

Tanto los intendentes anteriores como los actuales, sean del PJ o del Frente Progresista, son cómplices de esta brutal crisis y descomposición social que se ha agravado en los últimos años y que tiene a la juventud como víctima. Los puertos privados de la región, controlados por los grandes grupos capitalistas, han sido el caldo de cultivo para que florecieran las bandas narco, las redes de trata, el contrabando y la descomposición. Todos los partidos de Estado han sostenido este régimen en el Cordón.

Por ello, la prohibición de que los jóvenes se reúnan masivamente en espacios públicos para los festejos, es la respuesta de los intendentes para no tener que cargar con la responsabilidad de que vuelva a suceder otro trágico hecho contra la juventud, producto del delito organizado y la descomposición social. En lugar de combatir el crimen organizado y garantizar los espacios y las condiciones para que la juventud festeje, responden con criminalización a la juventud, regimentación, prohibiciones y amedrentamiento policial.

A su vez, esto viene de la mano de la defensa por parte de los intendentes de los empresarios de los boliches nocturnos –a los que se ve “empujada” la juventud, impedida de reunirse en espacios públicos. En Navidad, tras estas prohibiciones, estos locales autorizaban a ingresar con bebida de afuera a quien abonase la entrada –es decir, cobraban solo por prestar el lugar. Vale señalar que en los boliches, con la total connivencia de la policía, empresas de seguridad privada y los empresarios, la juventud es “carne de cañón” para la venta de droga y los abusos, entre otros flagelos.

Frente a este nuevo avance represivo y regimentador de los gobiernos del cordón industrial, llamamos a la juventud a rechazar de plano el intento de criminalizarla. Atacan a los jóvenes para no tener que enfrentar la descomposición social de la cual ellos son responsables y cómplices. Por un fin de año donde los jóvenes festejen en paz. Las calles son nuestras y no de quienes intentan quitarnos hasta las fiestas: reclamamos la derogación de todo decreto y disposición que regimente y criminalice a la juventud.

Este año, los y las jóvenes han sido protagonistas de las enormes luchas del movimiento de mujeres y en defensa de la educación pública, movilizándose en contra de este régimen ajustador y violento. Llamamos a la organización obrera y socialista de la juventud para terminar con la barbarie. Vamos por un 2019 de la juventud y de los trabajadores.

En esta nota:

Compartir

Comentarios