fbnoscript
23 de abril de 2019

Vamos por una gran marcha educativa en la Ciudad

El jueves 25, desde el Obelisco al Ministerio de Educación de la Ciudad
Por Fernando Ramal Presidente de la FUBA

Este 25 de abril se desarrollará una movilización contra la Unicaba (institución que avanza en el desguace de la educación terciaria) y por las reivindicaciones de todo el movimiento estudiantil desde el Obelisco al Ministerio de Educación de la Ciudad. Surgida a partir de una iniciativa de los estudiantes terciarios, la marcha se extendió –a propuesta de la UJS- a todos los niveles educativos de la Ciudad. La convocatoria a una acción política común de la CEB (secundarios), CET (Terciarios), Fuba (UBA) y Funa (Universidad Nacional de las Artes) vuelve a mostrar la potencialidad de la unidad del movimiento estudiantil, que con este mismo bloque el año pasado tomó facultades y colegios por el aborto legal, seguro y gratuito.

La convocatoria del 25 ha debido superar el bloqueo del kirchnerismo, que no quería movilizarse, lo que motivó un debate en la CET.

Universidad

En la UBA y la UNA, la UJS viene militando enérgicamente la campaña de la Fuba por el boleto educativo, una reivindicación histórica que toma mayor relevancia al calor del ajuste salvaje de Macri, el FMI y los gobernadores. Además de juntar más de 7 mil firmas, nuestra agitación apunta principalmente a desarrollar un movimiento en torno al boleto. En los CBC´s  en particular se vienen desarrollando reuniones con activistas que toman como propio el reclamo y se suman a la campaña.  

A su vez, la firma de la paritaria docente por parte de las burocracias kirchneristas trajo como consecuencia una pérdida salarial de casi el 20%, lo cual vuelve a poner el reclamo docente (que pararán 48hs el 24 y 25 por recomposición salarial) en los debates del movimiento estudiantil. La rebelión universitaria, en donde la chispa que encendió al movimiento estudiantil fue la lucha docente (y en particular los gremios como AGD que hicieron paro y clases públicas), muestran que la solidaridad estudiantil con los trabajadores de la universidad es fuerte y será una de las reivindicaciones universitarias de la marcha.

Secundarios

El movimiento secundario tiene el desafío de derrotar la Secundaria 2030. Ésta flexibiliza el trabajo de los docentes, además de utilizar como mano de obra gratuita a estudiantes. Mientras el gobierno aplica esta reforma en nombre de la “incorporación de nuevas tecnologías”, las escuelas están lejos de cualquier tipo de modernización y se caracterizan más bien por sus pésimas condiciones edilicias. La movilización del jueves, que además suma más reclamos propios de los secundarios, se presenta como una primera acción política de conjunto del 2019 contra estas reformas.

La lucha es ahora

La ofensiva del gobierno sobre la educación merece una respuesta del movimiento estudiantil a la altura. Las mismas corrientes políticas que el año pasado defendieron la firma paritaria en el medio de la rebelión universitaria, están empeñadas en desmovilizar a la misma juventud que el año pasado tomó la iniciativa política tanto por el aborto legal como por las reivindicaciones educativas. Mientras algunos repiten el “ella le gana” (mientras ella propone unir pañuelos verdes con celestes y pagarle al FMI, aún sin confirmar su candidatura), la UJS milita con la convicción de que para ganarle al macrismo es necesario que el movimiento estudiantil intervenga para derrotar el ajuste en curso. En esa perspectiva, convocamos a un plenario al final de la movilización para discutir colectivamente las nuevas iniciativas políticas que tendremos en este sentido, en donde sin dudas el Congreso Extraordinario de la Fuba que sesionará entre el 8 y el 17 de mayo será uno de los puntos más altos de nuestra intervención política próxima.

En esta nota:

Compartir

Comentarios