fbnoscript
25 de abril de 2019 | #1545

XXVI Congreso | Junto a la clase obrera y la izquierda

La Comisión de Juventud y los desafíos de una lucha apasionante
XXVI Congreso | Junto a la clase obrera y la izquierda

Foto: Juan Diez

La profunda bancarrota y el fracaso de los acuerdos con el FMI han generado un verdadero derrumbe político y económico. Esta situación convive con las “ilusiones” que generan el año electoral y la posibilidad de cambiar la situación “en las urnas”. En este cuadro, la juventud debe abrirse paso irrumpiendo en la escena política con un programa para movilizarse por sus reivindicaciones y, a la vez, construir una alternativa política propia. Con esa idea principal debatió la Comisión de Juventud del XXVI Congreso del Partido Obrero.

Juventud y ajuste

La inflación, la recesión y la precarización laboral golpean de lleno a la juventud en la Argentina. A su vez, los tarifazos (más de 350% de aumento) hacen que sea más difícil para cada estudiante poder viajar para cursar.

La política de “déficit cero” del macrismo hace que la educación sea un “rehén preferencial” del FMI. En esa línea se encuentra el presupuesto a la baja votado en el Consejo Superior de la Universidad, el recorte en Ciencia y Técnica que terminó con los 2.150 despidos en el Conicet y el ataque al salario docente con la última revisión paritaria, que significó un 19% de sumas en negro y que no compensa la pérdida salarial de 2018.

La comisión destacó que, en esa misma orientación, se inscribe una avanzada del capital sobre la educación, como se ve en los planes privatistas del Sistema de Reconocimiento Académico y la Resolución 1254 para la universidad, la Unicaba para los Institutos de Formación Docente o la “Secundaria 2030” en el nivel medio.

Lucha y estrategia

El movimiento estudiantil no parte de cero para enfrentar esta política. Es importante lograr que irrumpa nuevamente la juventud que, en 2018, tomó facultades y organizó asambleas y movilizaciones en todo el país, tanto por la lucha educativa como por el aborto legal.

Para esto, es fundamental desarrollar iniciativas que permitan a las y los estudiantes salir a pelear por sus reivindicaciones, en defensa de sus cursadas, por el Boleto Educativo Gratuito, en defensa de los terciarios, contra la “Secundaria del Futuro”, por la ESI, por la separación de la Iglesia del Estado y el aborto legal.

El debate dio lugar a la necesidad de generar instancias de movilización y lucha política de todo el movimiento estudiantil, frente a la parálisis de las conducciones vinculadas con la Franja Morada y el nacionalismo. En ese sentido, se destacó al Congreso Extraordinario de la Fuba que tendremos en mayo.

Campaña electoral y campaña política

A su vez, esta orientación debe estar dirigida a la formación de una alternativa política propia. El Frente de Izquierda ofrece una perspectiva en ese sentido. Por eso, la comisión votó salir con la consigna “La juventud a las calles, junto a lxs trabajadorxs y la izquierda, contra el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI”. Lograr que la juventud irrumpa para que la crisis la paguen los capitalistas es una tarea fundamental de la etapa. La misma implica poner en pie un programa contra el macrismo, pero también separar a la juventud y al movimiento estudiantil de las filas del PJ-kirchnerismo, cómplice del ajuste del gobierno. Las aspiraciones de las y los jóvenes son incompatibles con pagarle al FMI, cosa que todos los presidenciables de este sector político han dejado en claro que van a hacer.
A su vez, la comisión votó una campaña en regla por la separación de la Iglesia del Estado y la ESI, contra los pactos con los “pañuelos celestes” y el Vaticano que tejen kirchneristas y pejotistas. El Encuentro Nacional de Mujeres, de octubre próximo, en La Plata será una instancia clave en este punto.

La lucha es ahora

A 50 años del Cordobazo, la unidad obrero-estudiantil se encuentra más vigente que nunca. La juventud debe ganar las calles por sus reivindicaciones, encontrarse allí junto al movimiento obrero y conformar, en esa unión, una alternativa política propia. Esta tarea no puede esperar. Ahora es cuándo.

Compartir

Comentarios