fbnoscript
24 de mayo de 2019

Después de la toma de los colegios preuniversitarios, la lucha sigue

El viernes pasado, después de dos días de ocupación, finalmente se levantó con un resultado triunfante la toma de los colegios preuniversitarios, tanto en el Carlos Pellegrini como en el Nacional de Buenos Aires.

La medida -adoptada contra la designación a dedo en un cargo dentro del Consejo Superior de la UBA a Roberto Rodríguez, ex profesor de Educación Física denunciado en 2017 y 2018 por abuso de poder y amenazas hacia un estudiante- se levantó, por un lado, con el compromiso por parte de la Secretaría de Escuelas Medias de iniciar la apertura de un nuevo sumario del profesor, además de apartarlo de toda actividad en contacto con estudiantes y destinarlo exclusivamente a desarrollar tareas administrativas dentro del Rectorado.

Por el otro, marcamos que no podía quedar en manos de las autoridades la aplicación de la reglamentación de Educación Sexual que ganamos el año pasado, luego de una enorme lucha desatada por grandes denuncias hacia una estructura jerárquica de sometimiento a las estudiantes, que desprende violencia desde la arbitrariedad, los abusos de poder y autoridad e incluso los acosos sexuales. Las autoridades manejan intereses contrapuestos a la comunidad, e hicieron la vista gorda durante años a estas situaciones.

Por eso, le impusimos ahora a las autoridades del Nacional la existencia de una mesa de trabajo mensual, que se concretará este próximo viernes 24, para garantizar la participación de les representantes del Centro de Estudiantes y de les Consejeres de Convivencia dentro de los contenidos que se impartirán de ESI en el colegio. Les estudiantes reclamamos tener acceso a una educación sexual laica, científica y obligatoria en todos los años, tanto de forma transversal a todas las materias como también con talleres a contraturno donde se profundicen conceptos como la anticoncepción, el respeto a las diversidades sexuales y el consentimiento en pos de disfrutar y concebir una sexualidad libre y plena entre todes.

Si bien ganamos gran parte de los reclamos por los cuales tomamos el colegio, desde la agrupación Oktubre del CNBA entendemos que la lucha sigue: no solo tenemos que garantizar y seguir de cerca con organización lo que ganamos, sino además entender que queda un largo camino por recorrer. Todavía seguimos necesitando la aplicación efectiva de un protocolo de géneros que garantice la implementación de un gabinete y equipo interdisciplinario con psicólogues y abogades capacitades, que puedan brindar asistencia a todas las mujeres y disidencias de la comunidad educativa -es decir, estudiantes, docentes y auxiliares que sufran violencia de género. Además de que la misma institución pueda brindar acceso a herramientas jurídicas para poder denunciar.

La ocupación de ambos colegios puso de relieve las enormes reservas de lucha que tenemos los preuniversitarios, a pesar de los pronunciamientos de ambas rectoras en defensa de este personaje. Sigamos a fondo por recibir la educación sexual laica y científica que tanto exigimos. Este próximo 28 de mayo, las jóvenes que encabezamos la lucha por el aborto legal tenemos una nueva fecha que nos convoca: seamos miles y miles nuevamente por la conquista de este derecho fundamental para nuestras vidas y por todos nuestros reclamos.

Compartir

Comentarios