17/03/2011 | 1168

La Juventud Radical y La Cámpora: juntos por la tercerización con estudiantes

«Nos hacen inscribirnos en el monotributo y aparece formalmente como un asesoramiento técnico brindado por la facultad. La Afip le paga a la facultad y ésta nos paga a nosotros. Pero hacemos el mismo trabajo que cualquier otro trabajador de planta, trabajamos ocho horas y dependemos de un jefe de Afip». Este testimonio de un estudiante demuestra que el fraude laboral del tercerismo no es exclusivo de la Ugofe: hasta la Universidad de Buenos Aires aparece involucrada en el asunto. Un nuevo escándalo saltó en los últimos días al destaparse la tercerización que reina en la mismísima Afip, primero de empleados de limpieza, luego con estudiantes de Económicas, uno de los cuales explica el mecanismo al comienzo de esta nota. Clarín del 9 de marzo tomó esta denuncia y la de nuestra agrupación «Desequilibrio» (UJS e independientes), que daba cuenta de negociados de la facultad no sólo con la agencia recaudadora, sino también con la recientemente extinta ONCAA. Los estudiantes de Económicas trabajan en las condiciones descriptas arriba, con un sueldo de 2.000 pesos, sin ART ni aguinaldo. Es el mismo monto que perciben los tercerizados de limpieza, por quienes la Afip destinaba a la empresa tercerizada 7.000 pesos, o sea que los 5.000 pesos restantes eran literalmente «mordidos» por funcionarios y empresarios; un fraude en regla.

La «patria tercerizadora» une a K y destituyentes

Las peculiaridades políticas del caso Económicas-Afip son dignas de atención. Ocurre que el negocio involucra a radicales y kirchneristas «trabajando» mancomunadamente, pues los primeros dirigen la Facultad, y específicamente la Secretaría que firma los convenios, mientras que los segundos están al frente, naturalmente, de la Afip. En el caso del acuerdo con la ONCAA, el secretario de Extensión, que es dirigente de la Juventud Radical, firmó para que entraran a rolete los «muchachos» de La Cámpora… destituyentes y nac& pop se pelean por algunas cosas, pero el negocio de la tercerización y la precariedad laboral lo defienden juntos. Por eso, cuando Cristina fue el 9 de marzo a inaugurar un nuevo anexo para Económicas (ver nota), la «barra» que la recibió fue la de La Cámpora y… la Juventud Radical, la misma que días atrás habló en el acto de Alfonsín. Tanto es así, que los diarios reseñan cierto descontento de los jóvenes K porque la seguridad la garantizó… la Franja. Naturalmente, el tema del tercerismo con estudiantes de esa casa no fue tocado en el discurso presidencial.

Basta de tercerización en la UBA y el país

La lucha contra la precariedad laboral y el tercerismo es, sin lugar a dudas, un fenómeno nacional que se extiende día a día. Para defender ese negocio infame asesinaron a Mariano, y por ese motivo hoy es un tema central. Las»ollas» que se destapan ponen de manifiesto que no se trata de una cuestión limitada a alguna rama de la economía sino, por el contrario, una tendencia generalizada para descargar la crisis del capital sobre los trabajadores, especialmente su franja más joven. En el caso de la UBA, tampoco es exclusiva de la Facultad de Económicas o de los estudiantes; cientos de tercerizados cumplen por salarios muy por debajo del convenio tareas no docentes (limpieza, seguridad). Frente a esta situación, la UJS y el PO nos proponemos una campaña para organizar a la juventud, por el fin del tercerismo y la precariedad laboral en la UBA y en todos lados. En Económicas, estamos dando los primeros pasos, empadronando a los compañeros que están en esa situación y llevando a cabo reuniones. Este fraude laboral, que encuentran sintomáticamente unidos a gobierno K y oposición patronal, puede y debe terminar si nos organizamos y luchamos contra él; manos a la obra.

También te puede interesar:

Una respuesta a la Secretaria Académica de la UBA, Catalina Nosiglia.
Las estudiantes no nos callamos más. Basta de encubrimiento.
Luego de la movilización del 23, preparan nuevas acciones de lucha por la continuidad laboral.
A propósito de una publicación de la agrupación oficialista en Derecho-UBA, y su reivindicación de la primera fiscal de instrucción de la causa.
Fuera Monsanto, Syngenta y todas las empresas de los agronegocios.