27/09/2021

Los sucesivos gobiernos minan las perspectivas de la juventud

Romina Del Plá, candidata del FIT-U, denunció que el desempleo oscila el 20% entre los menores de 29 años, según el Indec.

El índice de desempleo en la juventud por encima de la media es sin dudas el dato más alarmante del último informe sobre mercado de trabajo, publicado por Indec. Romina Del Plá denunció esta realidad, remarcando que así “lxs jóvenes no tienen perspectiva” puesto que la tasa de desocupación de la franja etaria entre los 14 y los 29 años es del “22% para las mujeres y del 16,1% para los varones”, puntualizó la candidata a diputada nacional del FIT-U.

Estamos hablando de 12,6 y 6,5 puntos por encima de la tasa de desocupación general, la cual se ubicó en el 9,6% en el segundo trimestre 2021. Vale aclarar que el Indec establece la tasa de desocupación excluyendo de sus mediciones a aquellas personas que no poseen empleo pero sin embargo han dejado de buscar uno debido a la ausencia de ofertas laborales. Por lo tanto, los porcentajes mencionados anteriormente surgen de un subregistro de la problemática, es decir, el escenario es aún más grave.

 

En particular, son las mujeres jóvenes las más perjudicadas por la falta de trabajo. Mientras la tasa de empleo general es del 41,5%, la de las mujeres entre 14 y 29 años llega apenas al 30,4%. De conjunto, una demostración de cómo la juventud es la más afectada por la escasez de puestos de trabajo, fruto de la destrucción del empleo en Argentina a la cual han contribuido todos los gobiernos.

La clase capitalista intenta presentar la falta de empleo entre lxs más jóvenes como consecuencia de una supuesta descalificación de la mano de obra. Así lo expresó el dueño de Toyota, cuando enunció que “no conseguía trabajadores con el secundario completo”, luego, varios empresarios se hicieron eco. Sin embargo, el informe del Indec desmiente de manera categórica esta falacia: los datos oficiales indican que el 65% de los trabajadores desocupados cuentan con el título secundario. A su vez, el 11% de la población desocupada posee título universitario.

Lo cierto es que lo que existe en Argentina es una sobrecalificación de la mano de obra en un mercado laboral que ofrece condiciones cada vez más precarias. Lo que en realidad buscan los capitalistas es que la educación pública devalúe los contenidos a fin de abaratar el costo de la fuerza de trabajo, es decir, para poder explotar mejor a sus trabajadores. Y, por otro lado, pretenden depositar en el sistema educativo su propio fracaso como clase social, incapaz de desarrollar al país y crear trabajo genuino para todxs.

El horizonte de pago al FMI y la sujeción a los intereses patronales son elementos constitutivos tanto del gobierno actual como de la oposición patronal. Principios que le roban le futuro a la juventud, condenándola a la pobreza. Frente a esto, son cada vez más los pibes y pibas de los barrios que se organizan -de manera independiente a quienes gobiernan- junto al movimiento piquetero combativo y pelean por su porvenir. Desde la izquierda no asimos a este fenómeno de lucha, ligándolo a un programa de los trabajadores que permita transformar el país sobre nuevas bases sociales.

 

     

También te puede interesar:

Extraordinario incremento de la explotación de la fuerza de trabajo.
El Indec publicó su informe sobre la valorización mensual de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total en el Gran Buenos Aires.
Por decreto establece la reducción de aportes e impulsa la transferencia de la asistencia social a las patronales.
La clase capitalista considera insuficientes los beneficios proyectados en la absorción de los planes sociales.
Se trata de una transferencia de recursos al bolsillo de los capitalistas.
Una tragedia evitable, que expresa toda la crudeza de la crisis social y la desidia del Estado.