02/09/2010 | 1144
MENDOZA TAMBIÉN

¡No al aumento del boleto!

Mediante un decreto, el gobierno de Celso Jaque aumentó un 30% la tarifa del transporte de media y larga distancia.

Ante esta situación, los primeros en responder fueron los estudiantes secundarios, que convocaron a una concentración en la Legislatura. Los estudiantes universitarios, encabezados por el Cecpys (Centro de Estudiantes de Ciencias Políticas), decidieron plegarse a la medida que concluyó en la Casa de Gobierno y resolvió, en asamblea, avanzar en la definición de un plan de lucha.

Ahora, el gobierno plantea que el boleto quedará como está por el momento.

La situación requiere impulsar la participación masiva de estudiantes y llevar la deliberación a todo el pueblo, señalando la necesidad de organizarnos para enfrentar el aumento del boleto, la lucha por mayor presupuesto para mejoras edilicias como calefacción, becas y el rechazo a las sanciones disciplinarias por reclamar, así como también por tener centros de estudiantes combativos.

 

Toma de colegio

Los estudiantes secundarios del colegio Manuel Belgrano de Godoy Cruz tomaron el establecimiento, denunciando que no cuentan con las condiciones mínimas para estudiar (desperfectos eléctricos, humedad en baños, cursos inundados, matafuegos vencidos). Al cuarto día de toma, las autoridades de la Dirección de Escuelas se hicieron presentes y reconocieron las deplorables condiciones del edificio. Los funcionarios culparon a la directora del establecimiento por la situación y la removieron de su cargo (Los Andes, 20/8). Esta negó las denuncias de los estudiantes y sostuvo que se encuentra desbordada con los tres turnos de 1.300 alumnos.

En esta nota

También te puede interesar:

El armado de listas y frentes en Guaymallén dejó en evidencia de qué lado se encuentran las fuerzas.
Este miércoles 4 de agosto se ha convocado la primera reunión de la Interhospitalaria, un paso adelante en la lucha de la salud.
El gobernador y la oposición del Frente de Todos celebran beneficios a las petroleras.
Se trata del despido de una cuidadora precarizada que lleva cinco años trabajando en el lugar.
Con una importante movilización y posterior acampe, el paro se hizo sentir con un acatamiento de casi el 100%.
El pueblo mendocino se manifestará nuevamente para rechazar la política antiambiental del gobierno.