22/07/2010 | 1138
NACIONAL BUENOS AIRES

«Ningún rector desde el Consejo Superior»

Maniobra en puerta contra la lucha estudiantil

La atropellada expulsión de la rectora del Colegio Nacional de Buenos Aires por parte del Consejo Superior de la UBA no fue un golpe improvisado. La intervención ‘destituyente’ del rector K de la universidad, Rubén Hallú, se corresponde con la aspiración ‘histórica’ de las camarillas radicales de la Facultad de Derecho (Mas Vélez) de retomar su dominio sobre el Nacional. La medida inconsulta se tomó a días del receso de invierno, con el propósito de obstaculizar la reacción de los estudiantes y docentes del colegio.

Pero hay más. El nombramiento de la vicerrectora Rosa López del Aguila al frente de la institución (una profesora de 83 años, que se encuentra con licencia médica desde hace varias semanas) es sólo una medida transitoria. En 45 días, el Consejo Resolutivo del colegio deberá elevar una terna no vinculante con los candidatos propuestos para suceder a González Gass. Finalmente, el Consejo Superior es el que tendrá la última palabra. Pero en el plan de las camarillas se incluye una maniobra. Cuando a fines de 2008, a raíz de la lucha por la democratización, se crearon los consejos en los preuniversitarios, el Consejo Superior manipuló la conformación que surgía de los proyectos originales presentados por los colegios. Así, distorsionando las proporciones entre los claustros, las camarillas buscaron asegurarse el control de los nuevos consejos. Hoy, cualquier terna votada por el Consejo Resolutivo del Buenos Aires incluirá necesariamente a los candidatos del Consejo Superior. Con esta maniobra, las camarillas quieren presentar a sus autoridades como emanadas de la propia voluntad de las escuelas.

González Gass y la política de los estudiantes

Hay que recordar que González Gass fue electa por Hallú en 2007, o sea por el mismo ‘dedo’ que hoy la puso en la calle. Estamos frente a una ‘intervención de la intervención’. Durante estos años, la defensa del preciado campo de deportes y del presupuesto para el turno noche sólo encontró movilizados a los estudiantes. La ex rectora fue una traba permanente para la lucha, que los estudiantes tuvieron que enfrenar llegando incluso a ocupar el colegio (como ocurrió el año pasado, cuando la entonces rectora ‘progresista’ sancionó a los alumnos que habían ido a la marcha por el aniversario de la Noche de los Lápices).

En este punto, la política de la dirección del Centro de Estudiantes (Cenba) juega un papel de confusión. La Mella, que se auto-adjudica el ‘tutelaje’ de tres agrupaciones estudiantiles, llevó al Cenba a firmar un comunicado conjunto con González Gass. No se trata sólo de un lavado de cara. El problema es mucho mayor, porque el Cenba reclama el “cumplimiento del mandato de González Gass hasta mayo de 2011”. De la mano de la Mella, la continuidad de la ex rectora (interventora ‘progre’) ha pasado a ser considerada como una garantía del ‘proceso de democratización’, del que ella misma formaría parte.

La primera en bajarse de ese ‘proceso’ fue la propia González Gass. A pesar de la negativa de las asambleas docentes y estudiantiles, la ex rectora ya reconoció a del Aguila como autoridad de colegio. Renunció a presidir las sesiones del Consejo Resolutivo y es claro que su estrategia no pasa (ni pasará jamás) por la movilización, sino que está orientada a un intrincado amparo judicial. Son muchos los que aseguran que su atención está puesta, más que en llegar a 2011, en ingresar a la Legislatura con la lista de Pino Solanas.

Si los ritmos de la lucha se acomodan a la agenda de González Gass, la derrota del Buenos Aires estará certificada. El respeto a los ‘plazos institucionales’ encierra al movimiento estudiantil en la maniobra de Hallú. Desde la vuelta a clases, los estudiantes tendrán 25 días para quebrar la intervención y la estafa de la terna. Hay que prepararse para una gran lucha, que puede empalmar con un alza de conjunto del movimiento secundario de la Capital. Como se escucha desde el 2007: “¡Ningún rector, ningún rector, desde el Consejo Superior!”.