09/11/2020
BUENOS AIRES

Preparemos una movilización masiva de la juventud bonaerense al acto en Plaza de Mayo

La pelea estratégica por postular en el activismo una alternativa obrera y socialista frente a la crisis del régimen fondomonetarista.

Sofia/ Ojo Obrero Fotografía

La profunda tendencia al derrumbe que atraviesa la Argentina, cuyo talón de Aquiles se expresa en una economía sumamente inestable que vaticina una megadevaluación y una fuerte crisis de gabinete, avanza a pasos agigantados. El llamado de CFK a la unidad nacional con Magnetto y compañía, recogido con entusiasmo por el ala dialoguista de la oposición derechista, tiene como objetivo comprometer al conjunto de la clase capitalista a una política común de ajuste (contra las masas) para apresurar el acuerdo con el FMI. Con ese objetivo, el gobierno, con el concurso de Cambiemos, le han dado media sanción al presupuesto de ajuste 2021 diseñado desde las oficinas del fondo. En simultáneo a la votación del presupuesto, Kicillof-Berni reprimían violentamente a las familias de Guernica, y desataban una cacería que terminó con más de 40 detenidos, entre ellas una menor de edad, que posteriormente sufrió acosos por parte de varios policías. Como lo señalo oportunamente Romina Del Plá desde el congreso, en Guernica empezó el fin del relato progresista.

Provincia de Buenos Aires: un polvorín explosivo

Este cuadro de crisis política tiene a la provincia de Buenos Aires como uno de sus epicentros. Es en nuestro territorio donde se desarrolla la lucha por tierra y vivienda de forma más aguda, bajo el emblema nacional de Guernica. Es donde los obreros metalúrgicos de Gri Carviño en zona sur, y los de Siderca, en zona norte, pelean por sus derechos laborales, enfrentando a la patronal y desafiando la quietud de la burocracia sindical integrada al Estado. Son nuestros docentes, organizados en Tribuna Docente y en la Multicolor, los que luchan contra los ataques de Kicillof. Finalmente, la propia juventud, durante todo el año sufrió el ajustazo educativo y la virtualización forzosa, y como pudo, pese a la inacción de la mayoría de los centros de estudiantes peronistas, peleo por defender su derecho a cursar. Los centros dirigidos por la izquierda se destacaron como puntales en ese sentido.

La población trabajadora de la empobrecida provincia de Buenos Aires, con altísimos niveles de desempleo y precarización laboral (sobre todo en la juventud) no encontrara nada bueno con el libreto ajustador y represivo de Axel Kicillof. Lo ocurrido en Guernica es una señal para todos los luchadores: el ajuste pasa o pasa, con represión de ser necesario.

Guernica, el detonante de un debate estratégico

El desalojo represivo en Guernica abrió un debate en todo el país, y con singular profundidad y entre la juventud bonaerense. Un importantísimo sector de pibes y pibas que vieron en Kicillof un progre nacional y popular, aliado e incapaz de reprimir, se desayunaron su verdadero rostro represivo, ni más ni menos personificado en Berni.
Guernica fue el detonante, pero no nos olvidemos que la maldita bonaerense (del facho Berni), meses atrás desapareció y posteriormente asesinó a Facundo Castro. Desde la UJS y el Partido Obrero tempranamente pusimos como eje de nuestra intervención, frente al caso de Facundo, la necesidad de echar a Berni. Y explicamos que Axel Kicillof, CFK, y Alberto Fernández sostuvieron al ministro bolsonarista, porque necesitan los servicios del aparato represivo para paliar las luchas populares. El fuera Berni cobra significativa vigencia.

Los pichones del Cuervo Larroque, como los jóvenes de La Cámpora, defendieron abiertamente la actuación del gobierno frente a Guernica, desalojo mediante, y plantearon a toda la juventud que la solución a nuestros problemas es organizarnos para tener “un Estado más presente”. Dicho de otro modo: la solución es integrarnos al gobierno nacional y provincial, convertirnos en funcionarios, avalar las represiones, para dar la pelea “desde adentro”. El apetito carrerista de estos verdaderos cuervos no le hace arcadas a comerse los sapos más grandes.

Pero la juventud nada tiene para ganar aliándose a los que reprimen a las familias obreras. Nada tienen para ganar con ellos (y ellas), las pibas que luchan por el aborto legal seguro y gratuito. Porque para ellos los pactos con la iglesia pesan más que la vida de miles de pibas que mueren mutiladas en abortos clandestinos. No hay manera de avanzar en la lucha contra la violencia machista contra la mujer y las diversidades, junto a Estela Díaz, que justificó la represión contra mujeres, jóvenes, madres en Guernica y que acusó a las organizaciones que apoyaron la lucha, sin fundamento alguno, de violentos con el fin de vender pescado podrido y justificar la violencia del Estado contra cientos de compañeras y compañeros.

A la Campora y todos aquellos que nos quieren convencer de que la salida es apoyar al gobierno e integrarnos a él. Les decimos muy fuerte que ¡NO!

¿Se puede defender la educación pública de la mano de un nuevo acuerdo con el FMI? Esa es la salida que nos propone CFK, Alberto, Kicillof, Massa, y Larreta. De ninguna manera, no se puede, las garras del fondo monetario sobre el presupuesto nacional significan recortes contra la educación pública, privatización, cierre de institutos de formación docente, reformas privatistas en los programas de estudio, salarios a la baja para docentes e investigadores, crisis edilicia, copamiento capitalista en las universidades.

Pasó en los 90, con la LES (ley de educación superior) y la ley federal, que desguazó la educación pública en todos los niveles. Ambas escritas por el fondo y el banco mundial. Paso bajo los gobiernos de Néstor y Cristina, con presupuestos a la baja que derivó en una enorme crisis de infraestructura con la explosión del clínicas (UBA) y en una vibrante pelea encarada por la FUBA contra las corruptas camarillas universitarias, aliadas del gobierno nacional. Paso bajo el macrismo, en lo que fue la última misión del FMI en el país, con un ajuste presupuestario que en 4 años batió todos los récords. Está pasando ahora mismo, cuando la llegada del fondo sobrevuela el país. ¿Alguien vio a los rectores y los centros de estudiantes peronistas rechazar el ajuste presupuestario de más de 13 puntos aprobado para el año que viene? Al contrario, lo celebraron con bombos y platillos. ¿Algún centro de estudiantes peronista luchó en lo que va del año por garantizar becas de $10 mil mensuales, computadoras o Tablets y conectividad adecuada para que los estudiantes podamos cursar y no perder el año? La respuesta es no, y tiene una explicación lógica.

No luchan porque su estrategia está atada a la del gobierno nacional y provincial, endeudarse con el FMI, desarrollar un ajuste fenomenal, y de esa manera, intentar estabilizar el país. Claro está sobre la sangre, el sudor y lágrimas de los trabajadores y la juventud.

Copemos Plaza de Mayo, por una salida obrera y socialista

Desde la UJS y el Partido Obrero les decimos a la juventud que no estamos condenados a pasar por un nuevo ajuste. Que existe una alternativa distinta, donde los ajustados sean los capitalistas y no el pueblo que vive de su trabajo. Esa alternativa es junto a los trabajadores que luchan, junto al movimiento de mujeres y diversidades que la semana pasada ganó las calles por el aborto y todas sus reivindicaciones, es junto a las familias de Guernica, y a todas las que luchan por un pedazo de tierra donde vivir. Es allí donde la juventud tiene que estar, impulsando cada una de las peleas, solidarizándose con los trabajadores, peleando desde los lugares de estudio contra el presupuesto del FMI. Pero con eso solo no alcanza. La tarea más importante es ligar todas las luchas a ganar masivamente la conciencia de miles de jóvenes a la perspectiva de postular una alternativa política obrera y socialista, impugnar el acuerdo con el fondo, y terminar con el régimen político de quienes nos gobernaron las últimas décadas y siempre nos hicieron pagar la crisis. Que esta vez la paguen ellos.

Vamos a cada lugar de estudio, de trabajo, barriada, a conquistar la adhesión de miles jóvenes al acto del partido obrero, que será, precisamente, una enorme tribuna de lucha, en el centro de Plaza de Mayo, que postule de manera masiva esta perspectiva junto a los trabajadores clasistas y combativos, a la juventud que lucha, a los piqueteros que no tranzan y al movimiento de mujeres que lucha por arrancar en las calles el aborto legal contra las tranzas del gobierno y la iglesia.