10/11/2016 | 1436

Primeras conclusiones para la etapa que se abre


El 2, 3 y 4 de noviembre se desarrollaron las elecciones de Centros de Estudiantes y Consejeros estudiantiles en las 17 Facultades de la UNLP. Las agrupaciones ligadas a las diferentes fracciones de las camarillas kirchneristas y radicales del rectorado, y sus disputas, se expresaron a fondo en estas elecciones. Las miras están puestas en la Asamblea Universitaria de 2018, hacia la cual ya ha lanzado su candidatura Fernando Tauber, ex rector y actual vicerrector. Las elecciones estudiantiles mostraron un enorme despliegue de recursos en función de esta disputa.


 


El copamiento que ensayó el kirchnerismo del movimiento por el Boleto, luego de 12 años de no otorgarlo, sumado al intento de las autoridades de apropiarse de la conquista reivindicando sus “gestiones”, fueron un punto fuerte de la elección, logrando evadir los intereses de fondo que representan y quitar del centro del debate los problemas centrales de la universidad.


 


Ese es el motivo por el cual el kirchnerismo sostuvo, a través de distintas expresiones, sus conducciones en Bellas Artes, Psicología, Periodismo, Naturales e Informática y obtuvo votaciones ligeramente superiores al año anterior. El Funap, bloque K que en el último congreso de la FULP decidió no ser parte del “Frente Patriótico Milagro Sala”, se impuso en el Centro de Estudiantes de Exactas, luego de la ruptura de la anterior conducción de La Mella y


Quebracho.


 


Por su parte, Franja Morada retuvo los Centros de Económicas, Derecho, Veterinaria y Agronomía, y creció particularmente en Ingeniería y Medicina, donde dirige la Cepa-PCR. En los primeros dos casos, la Cepa jugó un papel cómplice, escondiendo que Franja es la juventud del gobierno de Cambiemos y del radicalismo del Rectorado, centrando su campaña en un ataque únicamente al kirchnerismo.


 


El contraste total con esto fue la victoria del frente Dale! (Agite+UJS) en Arquitectura, por 15% por sobre a la Franja Morada, que puso en juego todo tipo de recursos buscando ganar el CEAU, obteniendo una votación similar a la del año anterior. Gracias a la campaña del Dale! y de la agrupación En Perspectiva de la UJS, los estudiantes identifican claramente a Franja con el ajuste de Macri y el Rectorado.


 


El giro K de La Mella-Patria Grande, que la llevó a entregar la FULP al kirchnerismo -y terminar con más de una década de una Federación independiente- no le significó un retroceso en términos electorales. Si bien sufrió una derrota en Exactas, se consolidó en soledad como conducción en Humanidades, y se impuso, en un frente centroizquierdista con la Juventud Guevarista y la Cepa, en Trabajo Social. Las agrupaciones kirchneristas históricas, rechazaron presentarse junto a PG en las elecciones de los centros. En gran medida, PG capitalizó una votación contra el Mles (K), lo que le permitió sostener el centro de Humanidades.


 


Por su parte, la izquierda pagó muy caro su fragmentación, y la adaptación al kirchnerismo de buena parte de ella. El caso emblemático de esto último es Trabajo Social, donde el frente entre Insurrectos (marcha guevarista), el PTS y Cauce perdió por amplio margen, luego de llevar la consigna de “un Centro para resistir”, dejando de lado cualquier delimitación con sus adversarios de La Mella y el kirchnerismo. En Bellas Artes, el Frente de Artistas de la UJS realizó una gran elección a pesar de la fragmentación producida por el PTS. En este caso, la sumatoria de votos entre las diferentes listas de izquierda, la hubieran colocado disputando el centro de estudiantes al kirchnerismo.


 


La UJS-PO, que en la etapa precedente se pronunció y actuó por el desarrollo de un movimiento estudiantil independiente del Estado y sus corrientes políticas, peleó en soledad por un frente único de todas las agrupaciones que se reclaman independientes. Este planteo demostró todo su potencial en el caso de Arquitectura. En Psicología, el EPA (UJS) hizo una gran elección duplicando la votación del año anterior y consolidándose como la única alternativa independiente de toda la facultad.


 


Luego de estas elecciones se abre una nueva etapa en la UNLP. Todas las direcciones de los centros de estudiantes estarán a prueba ante el avance del ajuste. La UJS-PO se jugará a fondo en multiplicar sus fuerzas por la construcción de un movimiento estudiantil independiente que luche por todas las reivindicaciones y siente las bases para la recuperación de todos los Centros de Estudiantes y la FULP.

También te puede interesar:

A escondidas y por medios virtuales, se produjo una bochornosa sesión acordada por el Rectorado y la FULP. Los reclamos de estudiantes y docentes, ausentes.
Piquete en la ruta 88 de familiares y alumnes.
Les estudiantes necesitamos un congreso de la Federación para deliberar y luchar.
Demos continuidad a la asamblea de Humanidades UNLP para que ningún estudiante se queda afuera de la facultad.
Es necesario profundizar la lucha y la organización por todos los reclamos