fbnoscript
16 de mayo de 2013 | #1268

Seguro de desempleo para transexuales: El gobierno reconoce un doble fracaso

Luego de la difusión de distintos casos de violencia hacia la población LGBTI en general, y hacia travestis y transexuales en particular, el Ministerio de Trabajo hizo extensivo el seguro de “capacitación y empleo” a las personas cuya identidad de género actual no sea aquella asignada en su nacimiento.

Desempleo para todos y todas

En los fundamentos de la resolución se hace mención a una encuesta a la población transexual que da cuenta de su escaso acceso a la salud y la educación. Ello, sumado al “estigma social” y la discriminación, empuja a la mayoría de ese colectivo al ejercicio de la prostitución.

Los considerandos de la resolución señalan una supuesta actividad sistemática de ese ministerio contra esa discriminación en el ámbito laboral. Pero la resolución misma es la confesión de un fracaso: el único plan de reinserción laboral para el colectivo transexual está centrado en el trabajo en cooperativas (precario y con salarios de miseria) o directamente entrando al Inadi, lo que funciona como un mecanismo de cooptación. El Ministerio promueve el trabajo precarizado para favorecer a las patronales: ¿no es, acaso discriminación no reconocer los derechos laborales correspondientes a los compañeros y compañeras LGTBI? No olvidemos que hablamos del ministro que aconsejaba al asesino José Pedraza a “hacerle la cabeza” a los tercerizados que reclamaban igualdad de derechos con sus compañeros de planta.

Gota en el desierto

La extensión del seguro de “capacitación y empleo” al colectivo de transexuales y travestis se produce en el marco de una situación incontenible en esa comunidad, que sufre diariamente una brutal persecución ejecutada por las fuerzas de la seguridad. La expectativa de vida de una chica transexual no supera los 35 años. Nos encontramos ante un genocidio silencioso de toda una franja de la población.

La cooptación de las principales organizaciones del movimiento LGTBI sigue siendo un recurso para un gobierno que vive un proceso de descomposición acelerada. Pero ese derrumbe se manifiesta también en el alcance de sus “concesiones”: en este caso, un subsidio de miseria.

La hora de las conclusiones

No dudamos de que las organizaciones del movimiento y, en particular, la conducción de la Federación, saldrán a presentar la extensión del seguro como una enorme conquista, para reforzar su orientación de integración al Estado. Advertimos que no sólo no se resuelven las causas profundas de la opresión a la comunidad LGTBI sino que, por el contrario, es el reconocimiento de un doble fracaso en la política oficial: por un lado, la connivencia y el amparo a la prostitución por parte del Estado y, por el otro, la incapacidad del gobierno para garantizar el derecho al trabajo, no solo de la población LGTBI, sino al conjunto de los trabajadores.

La Federación debería convocar a una reunión abierta de todas las agrupaciones, organizaciones y espacios LGTBI para discutir un plan de acción que ponga en pie de lucha al movimiento. Esta es la tarea impostergable.

Compartir

Comentarios