fbnoscript
21 de abril de 2016 | #1407

Tucumán: un nuevo ataque de homofobia

Basta de impunidad

El sábado 9 de abril se dio a conocer el caso de Nicolás Zárate, a través de un audio de su mamá, Fernanda Portuense, que fue enviado masivamente por WhatsApp, en donde relataba con voz desgarradora lo que le había sucedido la noche anterior a su hijo.

Nicolás había asistido al boliche Diva, concurrido mayoritariamente por personas de la comunidad LGBTI. Al salir, tomó un  taxi en la puerta del boliche, de la empresa Centro Taxi. En el trayecto se subió una persona que en un momento paró para comprar una cerveza. Ya dentro del taxi, Nico fue convidado a tomar un trago, a partir de lo cual perdió el conocimiento. Nico apareció  tirado, golpeado en una ruta de las afuera de la capital de Tucumán. Evidentemente, lo habían drogado y secuestrado. Un representante de la comunidad LGBTI señaló: “creemos que es una persecución al género, porque hay dos personas que se solidarizaron conmigo y tienen casos con las mismas características, incluso con la misma empresa de taxis”.

Nico sigue internado por las lesiones que sufrió. Su madre decidió hacer público el hecho. Llamó a marchar el martes 12 junto a la Comisión de Familiares Víctimas de la Impunidad. A la convocatoria concurrieron también distintas organizaciones del colectivo LGBTI. Al culminar la marcha, Fernanda, la mamá de Nico denunció que tuvo que imponerse para que le tomaran la denuncia, que la empresa de taxi no da respuesta y que no va a parar de luchar para que su caso no quede impune.

El caso de Nicolás  no es un hecho aislado. Como señaló otro miembro de la comunidad LGBTI, “está el caso de un chico de 17 años, en Miramar, activista LGTBIQP, que fue secuestrado por policías, torturado y amenazado de muerte. En La Plata, compañeras trans denunciaron también que la policía las están persiguiendo y golpeando. En Salta, las compañeras trans no tienen el apoyo de nadie, pero están saliendo solas y con carteles a denunciar a la policía”.

Desde la agrupación LGBTI 1969 nos solidarizamos con Nicolás y su mamá, y vamos a seguir impulsando la organización y la movilización popular para que este caso no quede impune y no permitir ningún ataque homofóbico más.

Compartir

Comentarios