fbnoscript
15 de noviembre de 2016

Vamos a la Marcha del Orgullo y al acto del FIT en Atlanta

A 25 años de la primera marcha del orgullo gay-lésbico, el próximo 26 de noviembre se llevará a cabo la Marcha del Orgullo LGBTIQ que reunirá a miles en una movilización de Plaza de Mayo a Congreso.

La Marcha tiene lugar cuando está por cumplirse un año de la asunción de Cambiemos. El macrismo, junto con los gobernadores, ha profundizado el ajuste iniciado por el kirchnerismo, buscando descargar la crisis del país sobre las espaldas del pueblo trabajador, mediante los despidos, la reducción del salario real y el crecimiento de la pobreza.

Los sectores más marginados del colectivo LGBTI sufren las consecuencias del desbaratamiento del precario marco de contención que el Estado les ofrecía. Los consultorios "diversos" y programas de asistencia están siendo desmantelados, y existen denuncias por faltante de reactivos para las personas con VIH, y de insumos para los tratamientos de hormonización en todo el país.

La opresión y discriminación por identidad de género y/u orientación sexual se conjuga con el ajuste, recrudeciendo las malas condiciones de vida de los sectores con menos recursos de la comunidad. La muestra más cruda de esto son los travesticidios. Mientras tanto, el macrismo desarrolla toda una agenda demagógica orientada a una minoría "integrada" como consumidora del mercado rosa.

No en nuestro nombre

En este marco de emergencia, las organizaciones que se arrogan la dirección del movimiento convocan de forma cuasi rutinaria a una nueva edición de la Marcha del Orgullo. No pretenden imprimirle a la jornada una impronta de lucha, sino perpetuar aquellos aspectos más despolitizados de la misma.

La consigna colocada como principal es "ley antidiscriminatoria ya", un reclamo que quieren presentar como freno a la violencia, pero que no es más que una plataforma para conferirle a un Estado represivo mayores atribuciones. Debiera ser ese mismo Estado el primer imputado por propugnar las condiciones materiales que llevan a la reproducción de la discriminación y violencia hacia las personas LGBTI.

La comisión organizadora de la marcha, compuesta en su mayoría por organizaciones K (100%, FALGBT, CHA), hoy bajo el gobierno de Macri sigue jugando el mismo rol paralizante. No es de extrañar, ya que muchos de los "referentes", conversión a funcionarios K mediante, hoy son parte orgánica del Estado y se han separado hace tiempo de los intereses genuinos de la comunidad. Nada se puede esperar de ellos en términos de lucha y denuncia de la realidad urgente del colectivo LGBTI, particularmente terrible en el caso de las personas trans. 

Orgullo en lucha 

En contraste con las grandes organizaciones que hoy coquetean con el macrismo, la Agrupación LGTBI 1969 y el Partido Obrero marcharán en una columna independiente con otras organizaciones y activistas, levantando los reclamos más sentidos del colectivo y denunciando el rol político de la comisión organizadora y el ajuste de Macri y los gobernadores.

Con esta perspectiva, desde la 1969 convocamos también a participar del gran acto que el Partido Obrero y el Frente de Izquierda realizarán en el estadio de Atlanta, para desarrollar la única alternativa política que plantea un programa de salida para la diversidad sexual y de género.

El fin de toda opresión será la conquista de un movimiento LGBTI y de mujeres hermanado en la lucha con el movimiento obrero por la superación de este régimen capitalista que supura miseria y hambre. 

 

Compartir

No cars.

Comentarios